REENCUENTROS.

Una mujer llevada con pura intuición sentía que su padre quien la había educado y le había brindando mucho amor, no era su padre biológico, también intuía que su padre podía ser cualquiera de los seis hombres que habían en su familia y así se lo expresó a Alejandro, la persona que contrató para que le descifrara el misterio de esa poderosa intuición que no la dejaba en paz. Luego de una minuciosa investigación y de las consabidas pruebas de ADN se constató que su intuición era correcta y que su padre en realidad era su hermano biológico mayor, con quien su madre había tenido relaciones incestuosas durante un buen tiempo. Cómo la mujer y la familia asumieron esta noticia es parte de la historia que sólo ellos pueden contar porque esa parte de la historia la desconozco.

Dice Alejandro Muñoz que el parentesco lo llevamos en la sangre, o como dije en mi artículo "El árbol genealógico"  la sangre jala. Alejandro que es el director de La Fundacion para el Reencuentro, sabe mucho de ello, ha realizado más de diez mil reencuentros tanto en Colombia como fuera del país, lo conocí en univisión durante una grabación del Show de don Francisco, donde estaba haciendo un reencuentro de una madre que había dado a su hijo (de quien no quiso siquiera enterarse de su sexo) en adopción, la hija (pues resultó ser una niña a quien ella dio a luz)  había sido sacada de Colombia y adoptada por un matrimonio conformado por un italiano y una americana quienes siempre le dijeron a su hija que era adoptada y cuando esta expresó su deseo de buscar a su madre biológica, le brindaron todo el apoyo para que lo hiciera, así fue como la hija supo de la fundación, llenó el formulario y un par de meses después Alejandro, para quien no hay caso imposible, encontró a su madre biológica y la trajo hasta Estados Unidos para que conociera a su hija. Fue un reencuentro muy hermoso donde no había cabida para el egoísmo, ya que el amor incondicional que sus padres adoptivos le brindaron no les permitió sentir amenaza alguna por la aparición de la madre biológica, al contrario cuando se abrazaron en el set de grabación ambos le dijeron que estaban felices por ella, porque ahora tenía dos madres. Lloré emocionada ante este reencuentro no tanto por el hecho de que una madre hubiera encontrado a su hija, sino porque estaba en presencia de ese amor incondicional que es teóricamente tan popular en nuestra sociedad, pero que somos incapaces de llevar a la práctica.

Alejandro Muñoz con Don Francisco.


Hablar con Alejandro sobre reencuentros es una experiencia que toma horas y de la que uno no quiere salir, porque este hombre ha reunido unas historias maravillosas y tiene un conocimiento de la dinámica de los reencuentros asombrosa, tiene una destreza para lidiar con la parte sicológica y emocional de los implicados que ya envidiaría el mejor sicólogo familiar. él no sólo reúne a padres e hijos separados por adopción, sino a cualquier persona de la familia o amiga que uno quiera encontrar porque perdió de vista, la dirección de su página Web es htt://www.reencuentros.org donde están disponibles los formularios para contratar los servicios de la fundación. Alejandro tiene un sistema de tarifas muy interesante, que esta directamente ligado con la manera como él hace el proceso de selección de la búsqueda, porque no todas las búsquedas son aceptadas, dependiendo de la manera como la familia enfrente el momento de hacer la liquidación de las tarifas, él se da cuenta si la familia realmente está lista para el reencuentro. Esta fue una de las partes que más me llamó la atención, la manera como él ha incorporado cada uno de los pasos a seguir a la parte sicológica de la dinámica familiar, porque reencontrarse no es sólo un acto de curiosidad, sino una circunstancia trascendental que cambia la vida de ambas partes.


Próximamente Alejandro estará abriendo su fundación en Estados Unidos con el respaldo de Univisión y donde espera hacer reencuentros no sólo de USA sino de Centro America, el Caribe y  México. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.

EL ÁRBOL GENEALÓGICO.