CUARTETO AMOROSO.


Resulté inmersa en un cuarteto amoroso por físico accidente cuando el novio de una ex amiga mía,  fue presa de una atracción súbita e intensa por alguien de mi familia, algo que yo ignoraba.  Pero que como suele suceder, la gente supone (y arma su propia película) sin preguntar antes, así que la novia del implicado supuso que yo sabía, con lo que construyó, su propia verdad, la que le convenía, pero sobre todo la que fortalecía su rol de víctima y me condenó de cómplice, desleal y quien sabe que más.

Como sucede cada vez que nos quedamos con nuestras suposiciones, yo fui la última en enterarme de lo que estaba sucediendo, y lo supe porque ella se tornó distante conmigo, empezó a cancelar los planes que teníamos juntas y por último dejó de responderme el teléfono, lo que me hizo intuir que algo no andaba bien, aun así estaba lejos de imaginar que alguien que proyectaba la imagen de una mujer madura, segura de si misma, independiente y liberada, administrara sus relaciones sociales con los genitales, porque cuando la confronté y quise que me dijera de que yo estaba siendo culpable sin enterarme, ni siquiera me dio esa oportunidad de saberlo, porque me sacó de su vida sin explicaciones. Tardíamente me enteré de lo que había sucedido, en otras palabras fui una reo ausente juzgada sin conocer los cargos en mi contra.

Ella sacó del camino lo que ella pensó era el obstáculo que la separaba del amor de aquel hombre, sin darse la oportunidad de comprender que el obstáculo no son las demás mujeres con las que se relacionaba su pareja, sino la mujer en ella misma con la que ella se relaciona, aquel verdugo que todas llevamos dentro y que nos tienta a pensar que las demás mujeres tienen la culpa de que nuestro macho mire en otra dirección. Esa relación con esa mujer es una de las primeras que tenemos que cultivar, porque esa mujer comúnmente llamada “Arpía” es la responsable de todos nuestros desatinos en nuestras relaciones sentimentales y sexuales. Ni siquiera porque terminan perdiendo a la amiga y al tipo, consiguen identificar que la adversaria está dentro, nunca afuera.



Es lo mismo que hacemos con frecuencia con las cosas que nos molestan, quitamos el objeto que se nos cruza en el camino, aquello, o aquel que consideramos un obstáculo para las demandas del ego, pensamos erróneamente que deshacernos de la gente que suponemos nos han hecho algo indeseado es la manera de terminar con el malestar que la situación nos genera, lo cual es tanto como aspirar a que poniendo ambientador en el baño Sin soltar el agua del inodoro, acabara con el mal olor del mismo, no comprendemos que el origen del mal olor está en el inodoro no en el aire, de la misma manera no comprendemos que los demás no son nuestro problema, sino la manera como nosotros respondemos a las situaciones y que siempre está tinturada por nuestras creencias.

Toda situación que se nos presenta con otras personas es una oportunidad tanto para crecer en nuestra manera de relacionarnos con los demás como en la manera de movernos hacia un mayor entendimiento de la dinámica de la vida. La vida es el único salón de clases donde se nos da la oportunidad real de ser alumnos más aventajados que los maestros. Cada vez que supero una dificultad asumiendo mi responsabilidad, buscando el mensaje que ésta tiene para mí; y que consigo integrarme con mi entorno venciendo la tentación de pactar con la división,  habré superado al maestro.


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.