PORQUE COMPRAR UN LIBRO DE PAPEL.


Cuando estaba pensando en a quien darle el prólogo de mi libro, recibí muchos consejos al respecto, la mayoría abogaban por un personaje famoso del que seguramente podría pegarme para comercializar mejor mi libro, pero creo poco en esas etiquetas de famosos, y creo poco en los eruditos, lo mío es la gente de la cotidianidad, que aunque estén en el anonimato, me dejan mascullando una idea porque fueron capaces de ponerla en una frase cargada de belleza y de sabiduría al mismo tiempo. Así que le pedí que escribiera mi prólogo a mi amigo Fernando Ramírez viejo amigo de Cali, quien por allá a mediados de los 90 me dio a leer un manuscrito suyo, de una belleza indescriptible y que cuando la leí no tuve dudas de que estaba frente a un gran escritor.
Pese a que ya es pública la noticia de que mi libro se lanzará el 8 de diciembre y que ya está a la venta, algunas personas  han tenido como respuesta que no es un buen momento para el libro de papel, porque lo que se impone es el “E-book” es decir el libro electrónico, y aunque me considero no sólo conocedora de la Internet sino que soy muy participativa en las diferentes redes sociales no comparto esta idea, a mi el libro de papel me sigue pareciendo que tiene una magia indescriptible. Ahora que tengo el primer ejemplar de mi libro en mis manos, he disfrutado de esa faceta de leerme a mi misma en papel y ha sido como leerme por primera vez, me he saboreado lentamente a mi misma a través de mis letras de una manera tan exquisita que me estoy animando a publicar mi siguiente libro. Me gustó particularmente la respuesta que me dio Fernando el escritor de mi prólogo cuando le puse el tema.



“Yo sigo siendo de los ortodoxos, acariciadores del papel, he intentado leer en e-book y la verdad es cómodo y todo lo que vos querás de práctico, pero por ejemplo los versos de Vallejo perderían todo el encanto si no están escritos en papel amarillo con olor a moho, yo prefiero los libros comunes y corrientes, y al igual que yo muchos de los escritores notables hoy día en Colombia piensan los mismo, romanticismos de intelectuales tal vez, yo si pienso en que los que queremos escribir para ser leídos en las próximas décadas, tenemos que reinventar la narrativa y ajustarla con las tecnologías audiovisuales, pero los libros son como los tapetes persas un gusto que solo se darán los que de verdad saben. Si, hay cosas que han vivido por siglos y que todos las ponen en el ciclo de las modas y les auguran muerte temprana y ahí están después de siglos vigentes, pero ¿sabes que es lo mejor? que se vuelven sofisticadas, solo para unos pocos conocedores. Por ejemplo, antes lo hombres usaban piel de animales y fibras vegetales para escribir, después llegó la imprenta y coincidió con la ilustración y los libros se volvieron el oráculo del conocimiento para entonces, después vino la revolución de la informática de los setenta y cuando todos pensaban que el libro impreso iba a ser desplazado, la industria editorial era el cuarto renglón más importante de la economía gringa. Ahora se hacen dispositivos visuales como por ejemplo nuestro amigo e-book pero no faltara quien compre el mamotreto de la montaña Mágica de Mann
Para mi que los libros sobrevivirán esta y no sé cuantas más generaciones, pero para favor nuestro están ahí como marca indeleble de una civilización que encontró el camino para sobreponerse a esa bestialidad.
En los libros también  se preservan las memorias, la historia y hasta los versos de ese hoy anciano, que tiene como único consuelo a su aniquilamiento los recuerdo de esos pechos jóvenes que beso y encontró suyos. Luz, los libros son poesía, son romanticismo, si los libros van a desaparecer, que desaparezcan cuando yo ya no esté... por que yo, si no puedo vivir sin ellos”

Mi libro “Dios usa pantalones de Jeans” está disponible a la venta para todos los países del mundo en este enlace 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.

EL ÁRBOL GENEALÓGICO.