BELLEZA COMPRADA.

Te he dejado en aquel lugar tan gélido como la antesala de la muerte, que de alguna manera así es, cuando salgas de allí ya no serás la misma que parí hace 26 años dos meses y 24 días. Mientras estaba allí me preguntaba ¿Que sentido tiene meterse un superbra dentro de la piel y cargar con algo que no es de uno dentro de la piel? “para sentirte mejor contigo misma” me dijiste mientras juzgabas a las demás mujeres de la sala de espera de quien no sabíamos exactamente que se iban a arreglar porque a los ojos de la exigente estética tenían todo por arreglar, aunque yo estaba allí pensando que lo único que necesitan es una liposucción que les retire la grasa conceptual que tienen acerca de su cuerpo.

No consigo comprender tu posición porque yo misma nunca me sometí a una cirugía y eso que muchos creen que vine con defecto de fábrica, aprendí a amar mis caderas dislocadas que entre otras cosas son preciosas, tienen una forma redondeada que muchas “normales” se quisieran para si, aprendí a lucirlas rompiendo los esquemas de belleza que maneja la colectividad, es cierto que yo misma me impresiono, mi manera de caminar luce tan dispendiosa que yo misma me sorprendo que en la práctica sea más sencillo de lo que parece. Quizá no sea una bella, elegante y sensual manera de caminar, pero he aprendido a derrochar sensualidad de otra forma.

En fin, trato de entender que tu equipaje evolutivo no es igual al mío, que estas en un grado evolutivo diferente y que mientras a mi me interesan unas materias tú estas estudiando otras completamente distintas a las mías y que a lo mejor mi tesis de grado es poder ver nuestras diferencias sin culparte y sin culparme, sino como lo que son: diferencias evolutivas en las que difícilmente consigamos estar en la misma clase, por simple lógica, no porque seas inferior a mí.



Mi pequeña hija, te veía tan diminuta, tan indefensa, pero tan feliz porque crees que tomaras el cielo con tus manos luciendo un par de senos voluptuosos, que no me siento lo suficientemente mezquina para quitarte ese trozo de dicha al que tú llamas felicidad. En este momento deben estar rompiendo tu pezón original, e introduciendo por él un globo de solución salina que marcaráa la diferencia para ti, es un procedimiento rutinario para el cirujano que todos los días introduce bolsas de las mismas en diferentes tamaños a diferentes mujeres, un trabajo tan mecánico como hacer ensaladas en T1B ¿recuerdas? Sin embargo es el mismo procedimiento que para ti es tan importante y que para mi significa entregar  tu vida en manos anónimas.

Que frágiles somos, que insignificantes somos cuando por mas que buscamos respuestas ellas no aparecen, a lo sumo aparecen sombras de lo que yo creo que me puede dar una luz respecto a toda esta locura de comprar la felicidad en un quirófano y pagar cifras escandalosas de dinero por ello. ¿No es irónico que con la misma cantidad de dinero que te pones senos, es con la misma que yo compraría un auto? Podría decir que es una frivolidad la tuya y que lo mío es de primera necesidad, pero quien sabe, a lo mejor y es al contrario, tus senos son de primera necesidad para tu momento evolutivo, y para mi sea sólo una  frivolidad conducir un auto que contamina el planeta y que no me permite ver lo que subyace a toda esta locura de vida moderna en la que todos nos montamos. Nunca sabremos de que manera está tejido realmente nuestro destino en este momento, nunca sabremos como son nuestros grados de evolución, si soy tan evolucionada como lo creo por pactar con mi cuerpo como es, o si lo eres tú por atreverte a modificar tus condiciones, o quizá si, lo sabremos cuando dejemos el capullo y nuestras alas se desplieguen en un vuelo infinito donde podamos ver que todo esto es sólo un juego y que nos hemos inventado diferentes maneras de disfrutarlo.

Vuela mariposa con tus senos de sal.


Comentarios

Alejandro Hernández ha dicho que…
Hago eco de lo que decía el genial Miguel de Unamuno: "cuando veo la pierna de mi mujer no siento nada, pero si ella dice que le duele la pierna a mi me duele también la mía"
El aprender a quererse a uno mismo es un proceso pero uno/a se la pasa tratando de querer a los demás y se olvida de uno/a

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.

EL ÁRBOL GENEALÓGICO.