LABERINTOS FEMENINOS.

La conocí por Facebook en algún grupo al que pertenezco, leía sus comentarios para los que usaba un léxico muy vulgar para mi gusto, cuando me envió la petición de amistad lo pensé mucho antes de aceptar, la verdad no daba un peso por esa amistad, cuando leía lo que escribía en Facebook  literalmente me escandalizaba, pero teníamos muchos contactos en común que aprecio mucho y me quise dar la oportunidad de conocerla por mi misma.

Durante mucho tiempo no interactué con ella personalmente, sólo coincidíamos de vez en cuando en el muro de algún amigo en común o en algún grupo donde las dos estábamos participando, hasta un día en que ella abrió una ventana del Chat, haciéndome una pregunta que jamás me imaginé de una persona como la que yo creía que ella era, porque la había juzgado por su manera de expresarse. Para mi sorpresa estaba leyendo mi blog y de un momento a otro se había convertido en una fiel seguidora que buscaba por todos lo medios conquistar a sus amistades para que me leyeran, no porque le importara quedar bien conmigo, sino porque esta maravillada con lo que yo escribo y quiere que otras personas se sientan como ella. Aquella conversación en el Chat fue el comienzo de una amistad que se fue fortaleciendo con el paso del tiempo, hasta que la semana pasada fui a visitarla a la ciudad donde vive para conocerla personalmente.

Me encontré con una hermosa casa anclada en un vecindario que encendía mis nostalgias, donde la gente no tiene garaje para guardar sus autos sino una pista de aterrizaje y un avión parqueado frente a sus casas, el lugar con que fantaseábamos con mi ex para terminar nuestro reencuentro en esta encarnación. Una casa rodeada de naturaleza y que no sólo es un paraíso por lo que significa para mí un sector alejado de todo bullicio, sino porque al igual que el paraíso del que habla la única religión que he conocido, este cuenta con una variedad nutrida de serpientes que se pasean libremente alrededor de la casa, otros vecinos del paraíso aplican como panteras y sus parientes salvajes. No obstante no me dejé arrebatar la dicha de estar en aquel lugar ni siquiera porque las serpientes son el animal al que más le temo.

Toma de los modelos de vivienda en el vecindario


Me encontré con una mujer de cincuenta años de una vitalidad increíble que se levanta a las seis de la mañana a patinar aproximadamente tres millas, lo que la hace ser poseedora de unas espectaculares piernas. Es esposa de un americano cuyo nombre (aunque ella no lo sabe) suena diferente en su voz que en el de cualquier otra persona, porque ella le imprime en cada una de sus letras el amor que le tiene, es madre de dos hijas adolescentes y atiende su casa y su trabajo al mismo tiempo sin queja alguna como si hacerlo fuera una suerte de actividad para conservar la vitalidad y la juventud. Generosamente había arreglado todo para estar por fuera de su trabajo los dos días que pasé con ella. Durante mi interacción con ella de lo primero que me di cuenta es que pese a que luce como una mujer muy activa, sabe escuchar a los demás, no sólo con el oído, sino con el cuerpo, es capaz de conservar el contacto visual con uno mientras escucha atentamente. En persona no dice tantas palabras soeces y tiene una capacidad de síntesis para contar las cosas que me dejó maravillada, pero lo que más me deslumbró fue su increíble capacidad de autoobservación, ella sabe muy bien de sus aciertos y de sus desaciertos en el momento justo en que ocurren y tiene la suficiente sencillez para hablar de ellos sin temor a que su imagen sea distorsionada.

Cuando me invitó a la piscina de su casa a darnos un baño, yo tenía miedo de las serpientes, y ella me confesó que ella también les temía, no sólo a ellas, sino a los grillos y hasta a las mariposas, entonces le pregunté como le hacia para vivir en un lugar como esos, y me regaló una lección ese día con su respuesta “uno tiene que exponerse a todo, para saber como uno va a reaccionar” y esa respuesta me llenó de coraje, como si ella se hubiera quietado el suyo y me lo hubiera prestado por ese día, entonces me metí en la piscina y dejamos que las horas pasaran por encima de una conversación exquisita que desterró el sol y que me dejó a merced de mucho aprendizaje por procesar, todo a manos de una maestra que casi me pierdo porque llegué a pensar que hablar con palabras soeces era de personas que no podían reportarle nada a mi vida.

Ella encarna para mí el ideal de mujer que siempre he admirado, incluso sus vulnerabilidades la hacen tan poderosa porque tiene la fortaleza para vivir con ellas, sólo porque acepta que no es el momento de trascenderlas. Ella sabe ser feliz no gracias a que algo o alguien le otorgue cosas o situaciones para serlo, sino porque sabe apropiarse de la felicidad personalmente y sin intermediarios, resueno con su filosofía de vivir la vida, aunque no esté de acuerdo con muchas cosas de ella, y quizá esa fue la mejor lección y el mejor regalo que me traje de ella, que pude abrazar nuestras diferencias sin necesidad de hablar de ellas; y estoy segura que ella también abraza las que tiene conmigo, es muy curioso que yo sienta que obtengo más tolerancia y respeto de una mujer que usa palabras soeces cuando está feliz, porque cuando de arreglar problemas se trata es toda una fina dama. Una vez más internarme en el misterioso laberinto de la siquis femenina me deja más interrogantes que respuestas, pero si obtuviera todas las respuestas, ya no quedarían preguntas, ni mujeres…

Mi amiga Maria Isabel y yo

Comentarios

gloria ha dicho que…
gracias por compartir, alguna vez tambien me escondi de una companera de trabajo en mi voluntariado, era, es una persona casi perfecta, me identifique con ella en su amor por la vida, solidaria, humana, sincera, pero yo estaba muy joven en ese tiempo y era muy exquisita para tener amigas, tenian que ser perfectas, cero defectos jejejejejeje, pero asi eran mis amigas en ese tiempo.

pues esta nueva amiga tenia la costumbre de no guardarle secretos a nadie, un dia me conto un super secreto de una amiga de ella, porque yo le inspiraba confianza; fue suficiente para alejarme de ella, por unos dias, asi que cuando me buscaba me escondia, como si tuviera alguna enfermedad contagiosa, en mis reflexiones comprendi que me estaba perdiendo de compartir y ACEPTAR a las personas tal cual son, entonces me dispuse a hablarle e invitarla a tomar onces, para contarle porque me habia alejado de ella, le conte que queria ser su amiga y el motivo por el cual me aleje de ella por esos dias.

esta amiga fue una gran leccion para mi; aprendi a ampliar mis circulos de amistades, a aceptar las personas con sus defectos y cualidades, hoy a mis casi 60 anos, tengo amistades por todo el mundo, de todas las razas y religiones, aprendi a aceptar a todo mi genero humano con defectos y cualidades y disfrutar mas la vida, aprendi que cuando algo no me gusta de alguien busco en mi interior donde quedo guardado o grabado en mis primeros siete anos, entonces digo ahhh, estabas aqui escondido que bien, pues ahora vamos a salir del closet, lo acepto lo comprendo, dejo salir muy amorosamente esa experiencia en mi ninez.

esta amiga linda vino a visitarme despues de muchos anos de no vernos, pero hablar por telefono, tiene 70 anos, y luce mas joven que yo, porque no se guarda nada, sigue igual, contando los secretos de todo el mundo jejejejejeje, lo hace de una forma graciosa, en su alma, no esta la maldad, esta vez le dije que ella era una periodista sin titulo.

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.