MÁS ÍNTIMO QUE EL MISMO SEXO.

Una mujer me preguntó en estos días si le había pedido a Dios que me sacara "eso" de mi cuerpo, refiriéndose a un malestar que enfrento en este momento, y me quedé paralizada sin saber que responder, lo único que se aventuró por mi mente fue pensar que no tengo la suficiente confianza con Dios para pedirle cosas como esas. Básicamente porque es más el agradecimiento que me une a él por todo lo que me ha brindado, por esta materia prima con la que me dotó, que pensé que además de lo generoso que ya ha sido conmigo porque habría yo de irle con más exigencias y pedidos, si yo sé que los malestares que padecemos se deben a mala administración de esa materia prima que él nos dio, sea que esto se haga de manera conciente o inconciente.

Como quedé tan consternada con la pregunta de aquella mujer quise averiguar la procedencia de ese impacto, de las cosas que descubrí es que me me sentí violentada porque me parece que la relación que cada uno establece con Dios o con un ser superior es algo más intimo que incluso nuestra vida sexual, con lo que descubrí que tengo mas habilidades para hablar de sexo que de mi relación con Dios. Y es que hablar de Dios es dejar entrar a los demás en un recinto muy privado donde uno se ve obligado por fuerza mayor a justificar el porqué de nuestra manera de relacionarnos con él y el porqué de nuestras creencias. Uno se ve obligado a avalar todo lo que piensa y cree con algún libro milenario como la Biblia, la Tora, el Bhagavad Gita etc. So pena de pasar no sólo por ignorante si no hay un libro que respalde aquello en lo que uno cree, sino de perder la credibilidad de la gente. Porque en el paquete de tus creencias tiene que venir incluido el hecho de que la gente te crea que lo que crees sea lo correcto, o como dicen por ahí, la verdad.

No hay nada más peligroso que los que ya encontraron la verdad, aquellos que se encuentran adoctrinados en sectas o en organizaciones que devoraron libros, evangelios, y toda suerte de información y que los han manipulado a su manera para ofrecer pruebas de que son los nuevos propietarios de la verdad. Son peligrosos porque la verdad ha sido el arma más poderosa que se ha usado para liderar guerras y para "ganarlas".

A veces tengo la sensación que los dueños de la verdad son los soldados autoerigidos de Dios, para salvaguardar su palabra, una palabra que no necesita defensa porque esta ahí para que cada uno con su libre albedrío decida tomarla o no. No concibo a un Dios guerrero enviando a sus hijos de casa en casa seduciendo a los demás a que conozcan su verdad, para eso ya están las pruebas que nuestra alma se ha auto impuesto, es en esas pruebas donde personalmente pienso que se encuentra la verdad, pero la verdad de cada uno, porque tampoco me imagino una sola verdad para todos, aunque haya sido puesta en esos términos y de ahí que muchos parecen niños tratando de romper la piñata de la verdad para tomar un trozo y después decir que en realidad la obtuvieron toda.

A mi los fanáticos me parecen tan agresivos como aquellos que le mientan la madre a uno, uno queda sin argumentos ante su invasión en nuestro mundo de creencias religiosas, uno se queda sin poder decir nada con el agravante que el silencio de uno fortalece su invasión porque ellos piensan que están consiguiendo convertirlo a uno a su única verdad. ¿Qué dice uno después de que le dicen hijo de puta? Nada, a uno le toca confiar en que eso no sea cierto, o irse a buscar pruebas contundentes de que la madre de uno ha sido una mujer de excelente conducta y presentarlas al difamador, siempre he pensado que cuando uno se permite molestarse por un insulto como ese, está confiando más en que el agresor sabe más de la historia de nuestra madre que nosotros mismos.

Y que dice uno cuando le dicen que Jesús esta tocando las puertas de este mundo y que el final se acerca y que debemos arrepentirnos seguido de citas de la Biblia que uno nunca ha leído y que lo ponen a uno en una situación tan desventajosa, nada. Lo único que se me ocurre es orar porque no se me sigan apareciendo propietarios de la verdad, porque a lo mejor no estoy evolutivamente lista o religiosamente madura para recibir la verdad absoluta.

Comentarios

Patricia ha dicho que…
Jajaj!. Genial, realmente.
Y es importante que cada uno exprese "su verdad", sin que sea realmente que ser tomada por otros como "su verdad". Cada uno tiene la suya y es la que es real porque crea su mundo. Algunos basados en nuestras verdades nos creamos vidas más dignas. O no???
Abrazos,
Patricia Maradei.
Anónimo ha dicho que…
Si, cada uno tiene su propia verdad y nos tenemos que aferrar a ella.

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.

EL ÁRBOL GENEALÓGICO.