CARTA PRENATAL.

Querido bebé:
Has elegido el planeta tierra para encarnar, dicen que este es el peor momento para hacerlo, pero la verdad es que desde que nací he escuchado lo mismo, muchas veces pensé que había rodado con mala suerte ya que no me han tocado “mejores momentos” de la humanidad desde que nací. Más tarde comprendí que el ser humano tiene demasiadas expectativas respecto a la felicidad y la buena vida y todas están asociadas con el dinero y el poder que se le atribuye a este.

Por ejemplo los hijos se suponen que deben ser planeados para cuando uno esté "organizado" algo que rara vez sucede porque entre más "organizados" estamos más pensamos que necesitamos, la palabra organización es muy abstracta y muy ambiciosa, debes tener al menos casa, carro y profesión para estar organizado, pero una vez tienes eso, debes tener seguro para la casa y el carro, y tu profesión debe ser actualizada constantemente en aras de seguir siendo una persona organizada, cabe anotar que la actualización de una profesión nunca termina y es tan costosa y extenuante que en ello se va el tiempo, la energía y el dinero de mucha gente. Con lo cual te das cuenta que pasan los años y aún no estas "organizado”.

Anunciar tu nacimiento ha sido algo muy interesante, en estos tiempos tener más de un hijo es considerado un accidente, o un lujo que sólo se pueden dar los ricos, la gente no concibe que una familia que no es rica elija tener un segundo hijo, la alegría con que contamos la noticia no consigue ser lo suficientemente contagiosa para derribar el conjunto de creencias sociales respecto a la “carga” que es tener más de un hijo en estos tiempos. Estoy tentada a filmar algunas reacciones, como la del mesero en uno de los restaurantes a los que vamos a veces y que ya nos conoce, cuando le pedí que le calmara un antojo a tu madre que está embarazada, miró a la pequeña Samantha con una expresión de cansancio en su rostro, como si quien fuera a cargar los dos bebes fuera él; y respondió con una pregunta otro? por más que se esforzó en sentir alegría y darnos unas genuinas felicitaciones no lo consiguió, esas felicitaciones salieron en reversa, forzadas, como si por fuerza mayor le tocara pronunciarlas, como si su propina dependiera de ello.



Querido bebé esta carta es para darte explicaciones al porqué de la conducta de esa gente que escuchas desde el confortable nido donde estas ahora, para que comprendas desde ya que no es que la gente no te quiera, sino que hay demasiado miedo en el mundo a no tener suficiente, a compartir lo que tienen, a dar de lo poco que tienen y lo que es peor a desprenderse de lo que no necesitan y que poseen, lo cual los hace ser egoístas y pensar que si somos más habrán menos recursos para cada uno. Pero la verdad es que este mundo esta dotado de abundancia, que siempre somos proveídos con lo que necesitamos, aunque la vida nos ponga de rodillas a veces, siempre aparece algo o alguien que nos levanta con lo cual comprendemos que estar de rodillas no es tan grave porque le dimos la oportunidad a alguien de ser útil y de cumplir su misión. Espero estar a tu lado para trasmitirte esta seguridad en el mundo de la que gozo, por experiencia propia no gracias a que lo haya tenido todo, sino a pesar de que no he tenido todo cuanto deseo, pero si todo lo que necesito, cada día agradezco por no tener todo lo que deseo, porque ya sé que satisfacer deseos es como subirse a una montaña rusa que jamás se detendrá, entonces le pierdes sentido a la emoción que te produce los pocos minutos que en realidad dura.

Bienvenido bebé al planeta tierra, no será el que quieras que sea, pero será una gran experiencia para tu alma aterrizar en un sitio donde podrás recorrer tu mapa natal e interpretar todos los papeles que elegiste en esta magistral obra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.