CUANDO LA REALIDAD SUPERA A LA FANTASÍA

Hace 17 meses empezamos una campaña por encontrar hogar para los tres gatos que rescatamos alguna vez mi esposo y yo y  que durante muchos años cuidamos pero que ya no podremos hacerlo más, cada uno tiene su propia historia que maullar y cada uno ha atravesado con nosotros etapas difíciles y las hemos superado, pero parece que esta etapa no la superaremos juntos. El conteo regresivo ha empezado, les quedan 17 días con nosotros antes de que tengamos que tomar la dura y difícil decisión de entregarlos a la Humane society donde seguramente los sacrificaran por su rango de edad y porque si nosotros no hemos conseguido un hogar para ellos con todo nuestro despliegue publicitario difícilmente lo encontraran allá, donde la competencia es reñida y dura.

En este proceso de buscar hogar para ellos encontramos de todo, como aquel paraíso terrenal de los gatos, una suerte de “resort” silvestre gatuno. Felices arreglamos todo para ir el fin de semana y dejarlos en su nuevo hogar, con lo que pensé que el desapego de ellos bien valdría la pena porque seguramente el universo les tenía reservada una vida mejor que al lado nuestro, con lo que el panorama de cambio me llenó de motivación. Incluso pensé que a los gatos también los ciclos se les cierran y que los cambios que les venían eran para mejorar su estilo de vida, los imaginé conociendo otros gatos aprendiendo a convivir con ellos y progresando en la escala evolutiva gatuna.

Cuando mi esposo llamó para hacer la cita, nos encontramos con que el sitio queda prácticamente en Louisiana, y aunque la distancia es considerable, pensamos que con tal de dejar a los gatos bien instalados bien valdría la pena conducir hasta allá, pero la siguiente noticia derrumbó nuestros planes automáticamente, dejarlos nos costaba cerca de quinientos dólares, pese a que el sitio se autodenomina “entidad sin ánimo de lucro”.

Zeus Hemingway (12) Afrodita (8) Osiris (4)


Uno comprende que estas instituciones necesitan recursos para poder funcionar, pero de ahí a que tengan listas de precios y tarifas establecidas no me resulta coherente, me pregunto si la situación actual esta tan precaria y las donaciones han disminuido tan notoriamente que a estas instituciones no les queda más alternativa que fijar tarifas, o a lo mejor, como la mayoría sospechan, estas instituciones sólo son creadas como una fuente de ingresos en tiempos en donde el desempleo y la situación económica parecen obligar a todos a convertir incluso la vida de los animales en un mercado de supervivencia material, donde el más listo y el más desesperado adquieren mejores formas y fuentes de ingresos para garantizarse su supervivencia. En este orden de ideas, quizá fuera mejor idea conseguirme una casa grande y no salir de mis gatos sino empezar a cobrar por recibir más.


También encontramos a muchos amantes de los gatos de esos que gritan en las marchas por los derechos de los animales  y se rasgan las vestiduras por el bienestar de ellos, pero que jamás recibirían un gato en casa porque detestan los pelos de gatos pegados en todas partes.

Pero lo que más me impresionó fue una página web que cobra una membresía y una cuota mensual por reemplazar sus gatos cada seis meses porque según ellos a la gente le gustan sólo los gatos jóvenes. Ellos anuncian así: “Cada seis meses, cuando tu mascota haya crecido, te la cambiaremos por otra exactamente igual si lo deseas o por otra distinta. Te entregaremos un gatito sano, destetado, desparasitado y vacunado. Junto a tu mascota (y le pusieron tilde en la A a la palabra mascota, con lo que queda claro quienes son los animales) te regalaremos una caja de arena nueva”. Con lo cual he concluido que las mascotas son más un artículo de lujo al servicio del  placer del propietario, que unos compañeros a quienes les brindamos la oportunidad de tener un hogar, todo indica que su condición de animales irracionales que no pueden expresar sus deseos los deja en desventaja con los animales racionales que sólo están dispuestos a compartir su techo y su comida con aquellos que sean físicamente deseables o que representen un entretenimiento para liberarlos del estrés que ellos mismos no se pueden liberar.

No me imagino que sigue, páginas web donde diga algo así como: Cada dos años (que es lo que dura la química sexual) cuando su esposo ya sea un perezoso sexual te lo cambiaremos por otro exactamente igual al que conoció, o por uno distinto y más joven si lo prefiere. Te entregaremos un esposo fogoso, romántico, tierno, interesante, detallista, sexualmente activo y lo más importante, muy productivo, para que genere mucho dinero que podrás gastar en las tiendas. Te regalaremos un equipo de juguetes eróticos por tu compra. Y para los caballeros diría algo así: Cada dos años cuando su esposa se deje crecer el bigote, le salgan llantas en el abdomen, pierda el interés sexual por usted, y su neurosis premenstrual se pasee libremente por toda la casa, te la reemplazaremos por una igual a la que conoció o por una más joven si así lo prefiere (que seguro será lo que prefieren) te entregaremos una esposa radiante, con maquillaje permanente, que está feliz todo el día, que no criticará a tus amigos ni a tus padres, sexualmente activa, programada para producir orgasmos en serie y automáticamente; y que ahorre dinero en el banco para momentos de crisis, que sea alérgica a las tiendas, que tenga un empleo pero que llegue a casa a cocinar. Te entregaremos un repuesto clandestino para uso privativo por tu compra.

¿Fantasía? Quien sabe, a veces la realidad supera a la fantasía.


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.