LA PROSTITUCIÓN DEL AMOR

Aunque Emilio entra a las 8:00 AM a trabajar y vive a escasos veinte minutos de su trabajo, él abandona su casa a las 6:25 AM, está cerca de los 40 años y no tiene ningún impedimento físico  para conducir, pero tiene otro tipo de impedimentos que le dificultan salir de su casa poco antes de iniciar su jornada laboral.

Su esposa quien entra al trabajo a las 7:00 AM lo hace abandonar la casa al mismo tiempo que ella, no le permite estar en su propia casa, a solas, a ninguna hora, porque teme que tenga sexo con  otra mujer en su casa, con lo cual traduzco y estoy segura que Emilio también, que él puede tener sexo con todas las mujeres que quiera en cualquier lugar menos en su casa.

Y como los celos no están bien emparentados con la inteligencia emocional y el sentido común, eso es exactamente lo que pasa, que Emilio encontró una “sucursal” donde pasa el tiempo que su mujer no lo deja entrar en casa. Pero una cosa que me llama la atención de esta historia, que no es robada de ninguna telenovela, sino de la vida real, es que la sucursal de Emilio es exactamente igual de celosa a su mujer. Con lo cual no cabe duda que seguimos patrones de relación; y que más que seguirlos, aparentemente somos felices sufriéndonos esos patrones, porque en la posición de ser víctimas de las mujeres los hombres también obtienen muchas ganancias.



En las telenovelas uno ve como los libretistas alimentan en los televidentes patrones de relación que son destructivos, eso es quizá a lo que se refieren algunos críticos cuando dicen que las telenovelas carecen de sustancia, y es verdad, los libretistas no han comprendido que el público de las telenovelas está cambiando y que hay modelos que necesitan ajustes. Los patrones afectivos de las telenovelas están basados en la pasión, el apego y los celos, el equipo del amor perfecto. La confianza y la amistad son los peores enemigos de este patrón afectivo porque si uno confía en la pareja ¿Dónde queda el apego traducido como miedo a perder al otro? y ¿Dónde queda la excitante emoción que genera la desconfianza que le da vida a ese monstruo llamado celos? Estos modelos tele novelescos del amor tienen que cumplir con una serie de requisitos que han recibido en el pasado toda la aprobación social y que la siguen recibiendo.

Requisito 1: una mujer pasa a ser propiedad de un sujeto cuando se casa, tiene sexo o es la prometida de él.

Requisito 2: después de que esto pasa, la mujer en mención no podrá volver a hablar con nadie del sexo opuesto sin previa autorización del susodicho, ni observar ningún tipo de interacción que “amenace” la relación, entiéndase esto último como amenazar la débil autoestima del macho, algo que el machismo ha comprobado que es de extrema fragilidad.

Requisito 3: si la mujer comprometida llegase a ser sorprendida en conversación con algún macho así sea un hombre homosexual, este, y no ella, se hará merecedor de una golpiza por parte del prometido lastimado.

Requisito 4: todo tipo de golpes en nombre de los celos enfermizos y falta de confianza en una relación debe ser considerado normal porque es en nombre del amor y por una noble causa.

Requisito 5: la mujer de un hombre que es capaz de llegar a los golpes por ella deberá considerarse afortunada y halagada porque esa es una prueba de amor, después de todo los celos han sido la prueba de amor que más ha avalado la sociedad a través de la historia.

Y estos son los modelos de amor de telenovela que así como a unos nos producen risa, a una penosa mayoría les sirven de modelos para seguir fortaleciendo el falso concepto del amor protegido por el miedo, por la pasión y por la falta de respeto por el otro. Hay no obstante un amor que es más promisorio, uno que no vende suficiente publicidad en televisión, uno que mueve corazones en vez de multitudes y lo más importante uno que poco a poco está desplazando a este otro tipo de afecto que sólo ha servido para prostituir el amor.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
... Cuando uno ama...
Anónimo ha dicho que…
Felipe wrote:"Lo que mas vende son los crimenes por amor: "mata a su esposa por amor"... "La amaba tanto que no pudo soportar verla con otro y se suicido"... "Su marido la golpeo 21 veces y casi la mata, pero ella lo perdono por amor", etc... Eso nunca fue amor, eso fue celos, posesion, capricho, egoismo, machismo, odio, cobardia, dependencia adictiva, baja autoestima... Y como bien lo dice el blog: amor prostituido! El verdadero amor (el que no vende) protege, cuida, confia, cambia, cultiva, hace crecer y no destruye."

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.

EL ÁRBOL GENEALÓGICO.