ENTRE PORNO GUSTOS NO HAY SEXO DISGUSTOS.

Empecé a entrevistar mujeres hace tantos años que he perdido la cuenta, mi último Monólogo “Constelación Orgásmica” está escrito basado en las respuestas de las mujeres que voluntariamente me quisieron hablar de su vida sexual. Hace unos días hablando con una amiga, me preguntaba porque me dedicaba a entrevistar a mujeres de la cotidianidad, le dije que me parece que las mujeres tienen mucho que confesar respecto a su sexualidad, y que aunque parece que estamos en un momento donde nada parece estar oculto, la verdad es que el orgasmo femenino, sigue siendo un tema que las mujeres aún tocan con bastante temor y recelo.

Un fenómeno en común es la expresión que ponen en sus rostros cuando les pregunto si se sienten cómodas hablando de sus orgasmos, a veces ni siquiera necesito la respuesta porque la manera como su rostro se transforma y el nerviosismo exhibido en toda su expresión corporal me dice que lo de ellas no es pudor, sino temor, temor a tener que decir en voz alta lo que no se atreven a decirse ni a si mismas.

Me atrevería a decir que la anorgasmia, bien podría ser una enfermedad silenciosa (tan silenciosa que la palabrita no aparece en el diccionario) de la que nadie habla, porque no estamos listas para la desaprobación de nuestras amigas que por demás deben ser también anorgásmicas anónimas que jamás confesaran su más guardado secreto, también porque no quieren hablar mal del desempeño sexual de sus parejas, o porque en su educación sexual básica se les enseñó que de eso no se habla, eso sin contar a las que su religión se los impide, y las que ni siquiera tienen esa palabra en su vocabulario porque tenían entendido que el único que tenía derecho a sentirlo era el hombre. No me abran los ojos que existen y yo he hablado con ellas.

Una de las preguntas que les hago es si ven cine porno. Para darme cuenta que el cine porno es adorado por una mayoría de mujeres bisexuales, que se excitan mirando las figuras de las estrellas porno y recreando sus fantasías con ellas de esa forma. Las mujeres que no sienten la más mínima atracción por mujeres expresan que no lo disfrutan, unas porque no las encienden los lamentos ficticios de las mujeres al llegar a un orgasmo también fingido y otras porque lo único que consiguen es sentir que su pareja preferiría una figura como la de la pantalla con lo que ellas terminan sintiéndose en desventaja y no disfrutan del encuentro después de ver la película. Otras más atrevidas me han confesado que los cuerpos masculinos si bien les gustan no es lo que las lubrica. “¿Que tendría que ver yo en una película porno? ¿los cuerpos de los hombres? todo el mundo sabe que las mujeres no somos visuales, no pierdo el tiempo con eso, mi hombre sabe que si me quiere encender debe saberse una retahíla de obscenidades y recitármela en primera persona”. Respuestas como estas han sido usuales, o están las que dicen que ven porno porque a su pareja les gusta “usted sabe -dicen mientras van perdiendo la timidez- él tiene problemas para la erección, y pues nos tenemos que ayudar con alguna cosita”. Y están las que lo hacen por conveniencia, que acompañan a su pareja a verlo porque han notado que el desempeño sexual de sus parejas mejora notablemente después de ver una película de esas. Y están las complacientes “a mi no me gusta, pero yo le doy gusto a él, y le hago creer que me gustan, para que no se vaya a buscar en la calle lo que no tiene en casa”.



Pero para mí la gran pregunta es si ven porno cuando están solas, y las respuestas han sido un absoluto NO, salvo muy contadas excepciones en las que jovencitas aseguran haberlo visto algunas veces llevadas por la curiosidad para aprender cosas nuevas y deslumbrar a los jovencitos con quienes se están acostando.

Las mujeres no vemos porno por alguna suerte de censura machista o porque este mal visto por la sociedad, no lo vemos porque no produce los mismos efectos que produce en los hombres, ellos sólo tienen que ver una película porno y sus necesidades sexuales quedan satisfechas. Las nuestras son más exigentes, a nosotras en la masturbación no nos acompañan tanto imágenes como recuerdos de aquellos compañeros sexuales que fueron pródigos no sólo en vocabulario sino en toda la extensión de la palabra ORAL.



Comentarios

Alejandro Hernández ha dicho que…
"El tabú sigue desmovilizate" seria la tendencia, en definitiva el machismo subsiste porque la sociedad de consumo asi lo exige, aún se habla de la "costilla" de la "media naranja" Yo soy el 100% con Porno o si él.

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.