SER LA NARANJA COMPLETA.

Hasta hace dos meses me sentía como una experta en relaciones, sabía como funcionaba un buen matrimonio y tenía mi propia teoría acerca del amor en pareja, mi blog está plagado de convicciones al respecto, y me pregunto ¿Cómo es posible que un día todas estas cosas fueran una verdad funcional en mi vida y al día siguiente fueran fantasmas mentales, verdades que tengo que desaprender e ideas que ya no funcionan más en mi experiencia personal?.

Es posible que esta sea la parte más difícil de las rupturas, en mi caso particular no lo es tanto el desapego físico y la incomodidad material que una separación ocasiona como lo es la manera como se remueven todas mis estructuras mentales y como esa remezón afecta mi sistema de creencias y me obliga a replantearlas.

El otro día me reuní con un amigo que está casado y que tiene dos hijos pequeños, a veces se expresa de su matrimonio con cansancio, como si tanto su esposa como sus hijos fueran una dura carga con la que no puede más, durante el tiempo que lo conozco lo he visto trabajar arduamente para mantener a su familia unida y aunque siempre he pensado que tiene una vida fragmentada porque se debate entre seguir su pesado ritmo de vida laboral para seguir sosteniendo su familia; y entre ser un hombre de mundo rodeado de mujeres bellas y ser tan libre como un ave, nunca se lo he dicho. Pero esta vez, escuché la actualización de los últimos eventos en su vida matrimonial y me perdí en sus ojos, entonces se me escurrieron unas lágrimas involuntarias que se encontraron con su mirada y el visiblemente apenado me preguntó si había dicho algo impertinente, le dije que no y limpié mis mejillas con la servilleta, mientras me sobreponía al momento. Solo había obtenido lo que yo llamo una revelación, pensé en mi ex esposo, y pensé que si así se había sentido él conmigo, celebraba que hubiera tenido el valor para dejarme, porque no me perdonaría a mi misma saber algún día cuando ya fuera demasiado tarde que había tenido a mi lado a un hombre fragmentado, sólo porque su temor a la soledad había sido más grande que el amor por si mismo. Pero por otro lado es inevitable que me pregunte ¿Qué exige más fortaleza? ¿Marcharse para no seguir fragmentado? O ¿quedarse  pese a sentirse fragmentado buscando lo que hay allí para el alma y su evolución, fortaleciendo su espíritu mientras se le revelan los secretos del amor y la convivencia?. El arte de saber vivir a plenitud no lo es tanto la ausencia de incomodidad que algunas situaciones nos producen como lo es la capacidad que tengamos para manejar esas incomodidades.

¿Será posible que los seres humanos estemos condenados a ser más felices con lo que deseamos que con lo que tenemos? Cuando escucho a mis amigas y amigos que están en pareja, ese parece ser el común denominador, es como si estuvieran cómodos con lo que tienen, pero necesitaran algo más para ser felices. La felicidad autónoma no forma parte de nuestra educación social, hemos sido entrenados para que nuestra felicidad este colgando de la existencia de alguien más, o para que sea una especie de fantasma que aparece ocasionalmente mientras somos infelices pensando en como dejar de serlo. El arte de ser feliz por uno mismo, y de ser completo sin el otro es uno de los trozos de verdad que sobrevive a lo que es mi sistema de creencias actualmente, tengo que reconocer que tengo mucho talento para ser feliz independientemente de mis circunstancias y de la compañía que tenga, y por eso mismo he llegado a la temporal conclusión que justo por eso, esté destinada a ser mal vista por aquel segmento de la población masculina cuyo sentido de valoración depende de que su compañera padezca de esa enfermedad tan popular y tan normal en nuestra civilización como lo es la minusvalía afectiva.








Comentarios

Alejandro Hernández ha dicho que…
Sublime y muy cierto todo este marco, el amor para el lado masculino se torna en un factor de aventura, el sexo ideal es aquel que no causa ni culpa ni compromiso, y la relación perfecta aquella que se debate entre la ilusión y nostalgia, posesión y lejanía, certeza y duda, plenitud y ansiedad, la mujer quizá tiene a veces que ganar o perder porque ha sido bendecida o no por la fatalidad procreadora. Un cálido Saludo para tí Lumediana y confesarte que siempre espero con ansías tu siguiente publicación.
Anónimo ha dicho que…
precisamente porque el concepto de felicidad sigue errado y depositado en cosas diferentes a AQUEL que llevamos en el corazón...
Anónimo ha dicho que…
aprendi a ser feliz, encontre la felicidad dentro de mi. soy feliz en cualquier lugar, donde voy llevo mi felicidad, es mi mejor compania. No fue facil, siempre habia un vacio en mi, a veces depresion, mi felicidad interna me permite comprender, aceptar la pareja tal cual y aceptar al mundo entero; obviamente busque una pareja con la cual me identifico. Con pareja o sin pareja soy feliz, disfruto la vida plenamente en compania de la naturaleza.
depender de otra persona para ser feliz, es un aprendizaje que duele mucho, aprender a comprender, aceptar lo que no podemos cambiar con amor, es muy satisfactorio, las lecciones de amor, las aprendi con dolor.
Anónimo ha dicho que…
sonia

ya que dijiste que te dejo, me encantaria saber porque, siempre los vi tan felices, que fue una sorpresa para mi
Anónimo ha dicho que…
Mi Amada Lulu,

Como siempre, cuando tus escritos me tocan, tengo que tomar un tiempo para poder asimilar y escribirte. Hace mucho tiempo, leí en una revista, que no conserve,un articulo que hablaba acerca de "Los Diez Mandamientos del Matrimonio". El Primero: Confianza-Respeto. Al leer tu articulo, tan profundo, me hiciste pensar en esto. Cuando hablas del re-planteamiento de valores, veo que la confianza, base fundamental de la pareja, tan delicadamente frágil como un cristal, es tan básica que si se quiebra se puede desmoronar o quizás......llegar a "sanarse", pero si se "sana" queda una fisura. Asimilo el divorcio al desmoronamiento de la pareja, y la "sanación" a aquellas parejas que viven por "inercia" en donde la confianza fue resquebrajada. El común denominador de la gente asocia la confianza con sexo, otro común de la gente cree, que la confianza es el lado romántico de la relación, o tiene que ver con los celos......La confianza va mas alla de eso, la confianza de la vida en pareja se constituye en entregarse al compañero sonando con que  la relación es de por vida y creyendo firmemente que ese compromiso de alma es "mutuo"..., que envejecerán juntos y que van mas alla de....En tu articulo hermoso veo, que estabas tan confiada, tan tranquila, tan entregada .....amabas mas alla de....que te cogió por sorpresa...es decir había total confianza...cuando hay confianza......no hay sorpresas... El articulo asociaba la confianza con el valor llamado "Respeto a la Integridad de la Pareja", hablaba que iban de la mano..."Tu articulo ocupo mi pensamiento"......Me encanto tu articulo Lulu....

Clemencia Huertas
Anónimo ha dicho que…
2 frases que hacen la parte central de este articulo
-¿Será posible que los seres humanos estemos condenados a ser más felices con lo que deseamos que con lo que tenemos?

-ser feliz por uno mismo, y de ser completo sin el otro

me hacen pensar que la vida en pareja tal como se acostumbra debiera ser replanteada. Tal vez la nueva pareja del futuro debiera mantener su propia vida.
Me gustaria saber la opinion de otros lectores al respecto.
Anónimo ha dicho que…
2 frases en este articulo parecieran ser el tema central:
-"ser feliz por uno mismo, y de ser completo sin el otro"
-"¿Será posible que los seres humanos estemos condenados a ser más felices con lo que deseamos que con lo que tenemos?"
Podrian sugerir que la vida en pareja tal como se acostumbra debiera ser replanteada...me gustaria saber la opinion de otros de nosotros, los lectores.

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.