EL EXPERIMENTO DE LA SEMANA

Esta semana participo en el experimento de "no impact project" empezamos mañana, que sera el día del "consumo", donde trataremos de consumir solo lo estrictamente necesario, en aras de educarnos para hacer de esta práctica una forma de vida.

He sido inspirada en este tema por mi amiga Claudia Lema, a quien le sigo los pasos desde hace algunos meses cuando ella inició un estilo de vida "muy especial". Su decisión de probar métodos de autosostenibilidad fue coyuntural con mi salida del trabajo, y con una entrevista que tuve con una famosa mujer de la farándula cuyo nombre omitiré por obvias razones pero a quien llamare M. Ella había leído uno de mis artículos y quería conocerme personalmente. Algo extraño que un famoso quiera conocer a una escritora que vive en el anonimato. M me invitó a almorzar a su lujoso apartamento ubicado en uno de los sectores mas exclusivos del sur de la Florida. Me pidió cita con anticipación para esmerarse en preparar un buen menú, y yo acudí a la cita con el estómago mas o menos vacío para disfrutar del almuerzo que una estrella de su talla podría ofrecerme.

Pese a que M estaba perfectamente vestida y maquillada, y su apartamento estaba perfectamente decorado con objetos lujosos, el menú del almuerzo lo constituyó una reducida porción de brócoli al vapor con dos tajadas de pan blanco y un pequeño pocillo de café con crema, cuando quise repetir no había más para hacerlo, al principio pensé que se trataba de la dieta que seguía para estar en forma, pero nada estaba mas alejado de la realidad que eso.

Fue una visita muy interesante y estimulante donde M, abrió sus entrañas para mi, y me dejo ver que al igual que cualquier persona de clase social muy baja, ella también padecía hambre, no había contratos a la vista y una desafortunada circunstancia de su vida había terminado con sus ahorros, se las veía difícil para adquirir alimentación diariamente por lo que acudía creativamente a hacerse invitar varios días a la semana a almuerzos y cenas para mantener una alimentación balanceada, reconocer públicamente su situación es algo que no se podía permitir porque el público nunca perdona la pobreza a una luminaria, hacer pública su situación solo sería un acto nada funcional del que se beneficiarían muchos excepto ella.

Conocer a M, me hizo reflexionar sobre un fragmento de población desconocida, aquella de la que asumimos que lo tiene todo porque su estándar de vida no esta marcado por la pobreza material, aquellos que mi madre mencionara como los "pobres vergonzantes". Salí de allí, sintiéndome culpable por mi abundancia del momento, sobre todo por aquellas cosas que tengo de mas...

Desde ese día invierto buena parte de mi tiempo y energía vital en buscar no solo medios de autosostenibilidad sino en conquistar mi fuerza de voluntad y el valor que se requiere para incorporarlo a la practica, no es nada fácil, un camino con espinas pero en el que las rosas brillan mas.

Me propongo aprender mucho y educar a la comunidad sobre cada tema que trataremos durante esta semana, para lo cual empezaré compartiéndo con ustedes mi experiencia durante ésta semana en donde tendré la lujosa oportunidad de probar mi compromiso con el planeta y con la humanidad.
Continuará....

Luz Dary Jiménez Monsalve

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Es mas comun de lo que la gnte imagina, me refiero a que las luminarias la pasam bien mal a veces, pero deben guardar la imagen, pero nadie habla de eso, por eso me gusta leerte porque tu hablas de cosas que a muchos les da miedo hablar.
Admirandote!
Anónimo ha dicho que…
Es muy esperanzador para mi, encontrar este articulo, cuando estoy tratando de encontrar maneras de mejorar mi vida espiritual, en particular lo concerniente a disciplina personal, en el diario vivir; Porque hay cosas que me causan placer, pero que a la larga, me dejan un vacio interior.
Gracias por compartir
Ana Maria ha dicho que…
Que lindo todo lo que estas viviendo!!!! Te quiero, ana maria

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.