CARTA A MIS SENOS.

Queridos Senos:

Hoy he querido escribirles una carta, básicamente porque siempre estoy escuchando quejas acerca de ustedes, parece que no llenan las expectativas de la mayoría femenina, pero eso si, siguen gozando gracias a ustedes.

He estado pensando mucho en ustedes sobre todo después del incidente de hace tres semanas, el doctor dijo que había que hacer mas exámenes y yo me sentía tan segura de que todo iría bien que hasta me sentía mal de pagar tanto dinero por aquellos exámenes que finalmente serian inútiles, porque sólo me dirían que todo está bien. Encontraron un par de masas que asustaron a mi hija y al médico más que a mí. Aquella semana danzó frente a nosotros otra vez la muerte, a quien acabábamos de despedir cuando sepultamos a mi madre, pero parecía una sombra que nos perseguía enfundada en diferentes trajes. Fue una larga semana de días enteros en las consultas buscando respuestas, en aquellos momentos seguía pensando en ustedes con el mismo amor que siempre lo hago, tratando de comprender lo que me querían decir a través de ese episodio de mi vida.

Cuando la asistente del médico que me estaba haciendo la citología aspirativa me preguntó si tenia miedo, no supe que responderle, porque ese miedo ya me era conocido, había sido un pariente cercano que nos había visitado en el 2007 cuando le diagnosticaron cáncer de seno a mi madre. Parada frente a la misma posibilidad a la que lo condenan a uno los médicos en nombre de los genes, me rehusaba a creer que el poder de la genética fuera mayor que mi poder personal.

Le dije que no, segura y fuerte, aunque no supe como justificar ese no, porque cuando me preguntó porqué no tenía miedo, la voz se me quebró y le dije que después de perder a la madre uno ya no siente miedo de nada y menos de la muerte, y le aclaré que tampoco me daba miedo que me metieran esa aguja en mi seno sin adormecérmelo, porque la anestesia ya venía conmigo.

Escuché al medico decir que soy una mujer fuerte, ante mi pasividad con su procedimiento, mientras hacía mis ejercicios de respiración, visualización y relajación y me preguntaba una vez más que tan bueno es ser una mujer fuerte.

Queridos senos, todo salió bien, por ahora, ya sé que tú querido gemelo derecho quedas en vigilancia. Estoy agradecida por el servicio que me siguen brindando, por ser parte de mi adorado cuerpo, han sido, son y seguirán siendo los mejores senos que jamás hubiera imaginado tener, han sido suaves, hermosos, cooperaron sin resistencia alguna para que amamantara a mi hija y a un hijo de leche que no salió de mi vientre. Nunca me han negado placer, los he sentido en cada fibra de su bella geometría, han sido tan perfectos que muchas veces se han bastado solos para prodigarme los más dulces y exquisitos orgasmos, sus terminaciones nerviosas están perfectamente conectadas con todo mi cuerpo haciéndolo danzar al compás de la música que ejecutara con ustedes el mejor interprete, me han conectado con lo más diminuto de mis sentidos, sobre todo con mi tacto. No tengo queja alguna por vuestro tamaño, ni por el lugar que quieren ocupar en el espacio, esta bien para mi si quieren estar altos o bajos. No deseo tener unos senos que no sean ustedes, los míos, no deseo modificarlos, porque mi amor por ustedes es tan grande que no podría hacer semejante cosa.

Ustedes saben que no disfruto mucho de colgarlos en un paracaídas solo porque ese es el único paracaidas que no nos deja gozar de la libertad y del viento. También saben que cuando no hay voluntarios para masajearlos, no les falto con ese masaje que les recuerda lo bien amados que son. Ignoro como seguiran siendo las cosas entre nosotros de ahora en adelante. En este momento en que camino por el borde del precipicio de lo incierto y planeo sobre un barranco sin fondo se que hoy tenemos senos, dinero, posesiones y familia, pero quien sabe mañana, por lo que hay que disfrutar de lo que tenemos aqui, ahora y hoy.

Comentarios

Natalia Lema ha dicho que…
Que hermoso leer sobre el concepto que tienes de tus senos. Me alegra que las cosas hayan salido bien y que hayas podido en cierta forma vencer esos miedos que a veces te visitan.
Leer sobre tus senos me hace pensar en los míos y en lo inconforme que he sido constantemente con ellos. Sin embargo, en ese proceso de conocerme y de explorar he podido también mirarlos de frente y sonreirles.
Adelante!!!
Anónimo ha dicho que…
Realmente una oda a la figura de la mujer, y a la fortaleza que nos acompana, una fortaleza divina, para mi, el cancer de seno es un tema muy delicado, por la genetica y por los inventados anticonceptivos, el amor te acompane siempre, me gozo con tus escritos, son como un vaso lleno de agua fresca, Gracias, aunque a veces no estoy deacuerdo con ellos, y es tan valido como una ovacion por el escrito de hoy.
Anónimo ha dicho que…
Definitivamente has hecho bastante conciencia sobre cada paso que estas dando dia a dia, es bello saber cuan conciente estas de todo lo que cada día te toca, un abrazo y un beso para ti y tus senos...ah y tu alma.
el fotografo

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.

EL ÁRBOL GENEALÓGICO.