CUENTOS DE FICCIÓN PARA EL ALMA.

Había una vez una célula muy feliz, que vivía en el dedo del corazón del planeta mano bella, su nombre era Flor, ella emitía señales de amor al cosmos diariamente, cooperaba con sus vecinas cuando estas estaban faltas de recursos, prestándoles los suyos, muchas veces sabía que esos recursos no podrían ser devueltos pero como sabía que servían a un fin común no esperaba que le fueran devueltos. Su finalidad no era acumular recursos sino compartirlos para con ello engrandecer de vida el planeta y llenarlo más de luz, ya que la luz del planeta traería consigo la tan anhelada Paz.

En el vecindario de Flor vivía otra célula llamada Ovidio, que siempre andaba a la caza de más recursos de los que la vida le proveía, tenía un gran sueño: ser una célula más grande que todas las demás, y tener algunas subcélulas más llenas de recursos para cuando el final del planeta llegara, aunque todos murieran él y su equipo de subcélulas pudieran sobrevivir gracias a esos recursos acumulados. En su afán por acumular Ovidio atropelló a muchas células del planeta y se peleaba constantemente con ellas a causa de su avaricia. Flor mediaba entre Ovidio y sus enemigos tratando de lograr armonía entre ellos en aras de beneficiar al planeta, pero todos estaban llenos de odio hacia Ovidio y este era presa de una obscura sensación de ser víctima del rechazo de todos sus compatriotas.

Una vez recibieron una llamada del vecino dedo anular, debido a un exceso de acumulación de recursos de varias células egoístas de ese dedo, Pete el gobernante mayor declaró la independencia y la autonomía económica y se separarían del planeta mano bella definitivamente. Flor fue enviada a mediar con el vecino dedo, a tratar de hacer entrar en razón a Pete, a explicarle que una independencia sería mortal para todo el planeta, que las fronteras entre un planeta tan interdependiente eran absurdas, que la unión de todos los dedos del planeta era vital porque de ello dependía el perfecto funcionamiento de mano bella uno de los mas prósperos y luminosos planetas; y seguramente muchas de estas células quedarían inmovilizadas ante la independencia de dedo anular.

Pete no escuchó razones, los esfuerzos durante decenas de años habían sido muchos para acumular recursos, el trabajo de muchas células había sido muy grande, y todo había sido dirigido hacia una meta "común" de los habitantes de dedo anular. Después de todo ellos no tenían la culpa que dedo corazón no tuviera la ambición y la garra de ellos y no se le hubiera ocurrido acumular recursos para también independizarse.

Flor regresó a dedo corazón muy triste por la determinación de Pete. En efecto esa misma semana dedo anular se independizó del planeta mano bella. Mano bella estuvo inmovilizado por el dolor varios meses, hasta que Flor decidió armar un plan de rehabilitación para que tanto dedo corazón como los otros tres dedos pudieran seguir funcionando en beneficio del planeta mano bella.

Ovidio fue una parte vital para la rehabilitación de mano bella distribuyó sus recursos y formó con Flor una red de educación social sobre los desastres que puede causar la acumulación masiva de recursos sirviendo a un sólo y egoísta objetivo, viajaron a dedo meñique, dedo índice y dedo pulgar instruyendo al respecto a cada una de sus células habitantes.

Con el paso de los años fundaron una agencia intercelular espacial y viajaron a planetas como Pie grande, corazón gigante, cabeza pensante, rostro bello y todos los planetas de la galaxia corporal. Todos recibieron educación acerca de distribución justa de recursos, acerca de la importancia del trabajo en equipo, de solidaridad, amor, tolerancia, perdón, comprensión, de sensibilización interplanetaria y otros temas de vital importancia para la búsqueda del bien común: la paz.

Flor y Ovidio fueron los pioneros de la primera jornada de paz interplanetaria de la que se tiene conocimiento, aprendieron a amar incondicionalmente a mano bella sin dedo anular, hicieron de su planeta el primer planeta perfectamente funcional sin un miembro vital para su funcionamiento, eso fue porque no optaron por llorar encima de la pérdida sino que hallaron la forma de obtener provecho de esa mutilación llamada independencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.