ENTRE EL PORNO Y EL ARTE

Mi hija fue educada en el mismo ambiente de respeto por la libertad de cada uno en que mi madre me educó a mí, no creció escuchando advertencias acerca de embarazos prematuros, ni temiendo a ser rechazada si era homosexual, porque todos esos temas siempre los hablaba abiertamente en su presencia. Le hablé durante su pubertad de que siempre sería libre de elegir su preferencia sexual sin que ello la ubicara en una posición inferior a los demás. Sé que no fui un modelo típico de madre y que muchos me auguraron un fracaso en la maternidad, y es posible que haya fracasado en el intento porque ahora mi hija de alguna manera tiene mi toque y eso a veces le trae problemas.

Como la semana pasada en que quiso poner en Facebook algunas fotos de ella en ropa pequeña y en traje de baño y algunos hombres de la familia, empezando por su padre se pronunciaron al respecto, lanzando comentarios de esos que insito siempre tienen como intención que uno se sienta culpable por lo que hizo, para que en consecuencia uno termine cediendo a sus deseos por temor al que dirán, lo cual para mi siempre ha sido inversamente proporcional al amor que dicen profesar. Curiosamente su esposo fue el único que no encontraba nada de malo en aquellas fotografías y en el hecho de que las hiciera públicas.

Me senté con una margarita en mi mano frente a mi hija y le recordé lo que le había enseñado en la práctica, cuando a pesar de que muchas cosas que ella hace no me gustan, las respeto y no la hago sentir culpable por ello, que mas aún, solemos tener diálogos objetivos al respecto y que esa es mi manera de hacerla sentir amada sin que tenga que renunciar al ser humano que ella es, le dije que esa es mi manera de mostrarle que podemos sentir respeto por las personas que no piensan ni actúan como nosotros, y fui contundente cuando terminé diciéndole que ella debía respetar que aquellos machos piensen de esa forma pero que si decidía retirar sus fotos sería porque eso la hacía infeliz a ella no a alguien más, ya que cambiar para hacer feliz a los demás es tiempo mal invertido.

Me quedé pensando en esa manía que tienen los machos de censurar a las mujeres de sus familias cuando exhiben el cuerpo, que casi siempre es directamente proporcional con la manía que tienen de celebrar que otras mujeres hagan lo mismo. Leí en alguna parte que es la manera como los machos tratan de silenciar el deseo (a veces inconciente) que algunas veces sienten por sus propias mujeres de la familia, y me pareció apenas razonable, sobre todo por la manera tan torturadora que lo hacen, como castigando a sus mujeres por mostrar algo que ellos no quieren ver, como si el castigo se lo merecieran ellas y no ellos.

También me quedé pensando en cuales son según algunos rígidos parámetros sociales las fotos de mostrar y cuales son las de guardar o las de mostrarse sólo a la pareja, y llegué a la conclusión que cada uno es dueño de su imagen y de lo que hace con ella, tanto como los demás son libres de ver aquellas fotos censuradas o de no hacerlo.

Foto de mi hija que fue censurada

Y recordé a una amiga que alguna vez en My space puso unas fotos de ella en traje de baño y todos sus machos dominantes pegaron el grito en el cielo porque era inmoral, porque esas fotos solo las debía ver su pareja y nadie más, cuando unos meses más tarde la llamaron de una revista y le ofrecieron una suma bastante sustanciosa de dinero por las fotos y porque posara para otras, las mismas fotos se convirtieron en artísticas para ellos, y lo que antes era un vicio inmoral se convirtió en una profesión respetable. Por la plata no solo baila en perro por lo visto. La línea entre la pornografía y el arte está marcada con dinero, una mujer debe sentirse avergonzada de si misma si posa para una fotografía en pocas ropas sino hay dinero de por medio, porque si lo hay esa misma mujer podrá sentirse orgullosa de su cuerpo y de su profesión, y su familia posiblemente se sienta muy orgullosa de ella.

Personalmente no tengo nada en contra de lo que la gente quiera colgar en su Facebook, creo en la libertad, y ese dicho que dice que mi libertad termina donde empieza la del otro, es cuestionable para mi, porque a veces lo que los demás llaman su libertad no es otra cosa que una cárcel conceptual en donde muchos se encierran a voluntad propia para no respetar la libertad de los que si se atreven a volar.

Definitivamente de las más censuradas

Comentarios

juan ha dicho que…
Yo no publicaria fotos explicitas en redes sociales. Claro que la belleza es definida como armonia y perfeccion. Armonia es la realcion de las partes con el todo y perfeccion es el pulimento de cada parte. Esta es la defincion de Arte. Pero colgar fotos es dar los derechos sobre las mismas y el 'universo virtual' parece no tener limites...y a pesar que se borren quedan en el cache, se pueden eliminar del todo?

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.