PINCHES TIRANOS

En 1998 conocí el término Pinches Tiranos en el libro "FUEGO INTERIOR" de Carlos Castañeda. Él lo utiliza para designar a aquellas personas que pulsan ciertos botones que nos lanzan al encuentro con nuestro propio infierno emocional, pero sobre todo que nos hacen exageradamente intolerantes. Son los mismos que parecen tener un secreto acerca de nuestros bloqueos espirituales, secreto que exhiben en aquellas conductas que tanto nos irritan, y que gracias a que respondemos de manera impulsiva a la irritabilidad que nos generan, no podemos apreciar que esa conducta también es nuestra, por lo que nos perdemos de descubrir un poco más acerca de quien realmente somos.

A lo largo de mi vida han pasado muchos pinches tiranos, algunos han estado un tiempo muy corto en ella, otros un poco más, pero lo que si es cierto es que nunca salen de mi vida hasta que no me dejan con un premio gordo para el deleite de mi alma.

Los pinches tiranos adquieren máscaras insospechadas, y viven más cerca de nosotros de lo que imaginamos, no todos salen de nuestra vida cuando nos entregan el mensaje que nuestra alma necesita, algunos simplemente cambian de máscara, es cuando pensamos ingenuamente que hemos cambiado la conducta de alguien, lo que no sospechamos es que hemos sido nosotros los que hemos cambiado, los que hemos sido consumidos por el fuego de su persistencia y hemos conseguido cambiar de perspectiva.

Los pinches tiranos están ahí para eso, para servirnos de espejo y reflejar lo peor de nosotros, pero lo más importante: para mostrarnos que, lo peor es susceptible de convertirse en lo mejor, para dejarnos ver que somos diamantes en bruto constantemente pulidos por ellos o por circunstancias adversas que nos moldean y que rescatan nuestra divinidad. Y aunque la tentación más grande y el camino más simple es odiar a nuestros pinches tiranos, con un poco de trabajo somos guiados por una fuerza superior que nos hace reconocer que en el traje del peor enemigo reside nuestro mejor maestro, y quizás la mejor imagen que nos pueda ofrecer un pinche tirano de nosotros es aquella en la que conseguimos ver que el enemigo no es él, sino nosotros mismos cuando responsabilizamos a otros de lo que nos sucede, cuando nos auto agredimos eligiendo pensamientos, conductas y sentimientos nocivos, entonces parece que liberar a un pinche tirano de nuestro resentimiento, es la única manera de liberarnos a nosotros mismos.

Comentarios

Jessica Moore ha dicho que…
me encanta como plasmas la definicion de nuestros maestros de vida. esos pinches tiranos nos han hecho mujeres fuertes, de poder y con un alto aprendizaje sobre ellos y nosotras mismas!

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.