BAILANDO CON GATOS.

Cuando llegué a la vida de mi esposo, Zeus el gato mayor de ésta casa ya existía, era un joven de escasos dos años (se supone que catorce años de vida humana) que sostenía una extraña relación con mi esposo de amor y rechazo. A mi esposo le gustaba bañarlo con regularidad y Zeus en venganza se orinaba en su almohada o en la zona del lado de la cama donde el dormía, entonces mi esposo lo castigaba bañándolo de nuevo, no parecía que hubiera forma de romper el círculo vicioso que este par tenían perfectamente trazado.

Desde la sala escuchaba a mi esposo renegar con Zeus y éste emitiendo maullidos de rabia por lo que mi esposo le hacía. Necesité algunos meses antes de entrenar a mi esposo en como mejorar su comunicación con Zeus, porque siempre supe que, el que tenía que cambiar era mi esposo, no el gato. Por suerte mi esposo que es bien receptivo captó rápidamente el mensaje y todos aquellos pleitos pasaron a formar parte de las anécdotas que hoy en día compartimos a veces con los invitados que quedan capturados con el buen carácter de Zeus además de su dulce personalidad y las seis falanges en cada una de sus manos.




Y es que Zeus ha sido uno de los maestros que hemos tenido, gracias a él, mi esposo entendió que el castigo a veces tiene matices de venganza y que en tales condiciones no es funcional. Por su parte Zeus también ha evolucionado, aprendió a superar muchas cosas, como su ira y a dejar de vengarse de su amo cada vez que éste no respondía a sus expectativas, el temor a las tempestades, su preferencia por la comida húmeda cuando en épocas de crisis sólo le pudimos dar comida seca, la depresión en la que se sumergía cada vez que mi esposo se iba de viaje por unos días, los celos de los demás gatos que se acercaban a mi esposo y su miedo a los trapeadores y a las escobas. Pero cabe destacar que la mejor lección que nos ha dado Zeus ha sido no sólo como dejó de considerar a la aspiradora una enemiga, sino que ahora es su mejor amiga, la misma que lo relaja con su succión mientras parece que le está cepillando en pelo. En esta fase de la vejez de Zeus, el ha conquistado todos sus miedos, y los ha puesto a funcionar a su favor.

Ahora es el integrante de la familia mas práctico que hay en casa, el suele participar de todo acto social que realizamos, pero tiene un tacto especial para detectar cuando su presencia es inoportuna, no alcanzo a imaginarme nuestras vidas sin Zeus, sobre todo en estos días que me llena de inspiración para seguir creciendo como persona. Siempre que lo observo, pienso en que, si el ha podido evolucionar en su vida gatuna ¿porque no lo habría de hacer yo? Todo lo que ha hecho Zeus es vivir su vida de gato, el no quier ser perro, ni ganso, ni paloma, ni pájaro, el está feliz siendo un gato, todos los días practica sus rituales gatunos, y jamás se queja por nada, al punto que cuando quiere maullar por algún motivo hemos notado que sus maullidos suenan afónicos ¡debe ser por falta de uso de sus cuerdas vocales! decimos mi esposo y yo al unísono, mientras hacemos mofa de la incapacidad que tiene ahora Zeus de quejarse. Entonces es inevitable que me pregunte ¿si los humanos dejáramos de quejarnos por un tiempo, perderíamos la destreza para hacerlo?.

Comentarios

médico del alma ha dicho que…
Que analogía tan sabia.
Y m pregunto si realmente somos los reyes d la creación(!!) cuando los animales se siguen pareciendo tanto a nosotros. O nosotros a ellos?

Nos falta mucho por aprender d Zeus.
margarita madrigal ha dicho que…
TE CUENTO QUE NOSOTROS TENEMOS A PANCHITA UNA GATA CRIOLLA, LLEGO HACE UN AÑO, ELLA DEBE TENER APROXIMADAMENTE UNOS 2 AÑOS O SEA COMO TU DICES, 14 DE LOS NUESTROS, Y ES TODO UN PERSONAJE, A PARTE QUE COMO DICE MI ESPOSO, NOSOTROS SOMOS LOS MASCOTAS DE ELLA Y NO ELLA ES NUESTRA MASCOTA.
ES ESPECTACULAR CONVIVIR CON UN GATO, CADA DIA NOS ADMIRAMOS MAS DE SUS "OCURRENCIAS"... EN LA MAÑANA TIPO 5 AM, SABE QUE YO ME LEVANTO A DESPERTAR A MI HIJO PABLO PARA IR AL COLEGIO, Y UNOS MINUTOS ANTES ESTA JUNTO A MI ALMOHADA, TOCANDO CON SUS PATICAS COMO DESPERTANDOME, Y CUANDO NO LE PONGO ATENCION, ENTONCES ME LAMBE LA MANO, ELLA TRATA POR TODOS LOS MEDIOS DE DESPERTARME....Y LO LOGRA!!!!
DEFINITIVAMENTE MI FAMILIA AMA LOS GATOS!!!
ESPERO QUE NOS DURE MUCHOS AÑOS.
LUEGO TE IRE CONTANDO MAS DE LAS COSAS DE PANCHITA, QUE COMO TU DICES SE VUELVEN ANECDOTAS.
SALUDOS A ZEUS Y LOS DEMAS GATITOS QUE TIENEN.
Anónimo ha dicho que…
Muy interesante y divertido el articulo, pensar que me consta su temor a la aspiradora, genial las historias....que aprendizajes.......como haria para vencer el miedo ? ....me ineteresaria mucho descubrirlo, porque yo al contrario de la especie animal gatuna....cada vez que avanzo en edad me vuelvo cada vez mas GALLINA.


Clemencia Huertas

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.