NI SANTAS NI PECADORAS

Es atea, al menos eso dicen todos, su madre esparció el comentario porque ella dejó de frecuentar la iglesia. De ella dicen que es revolucionaria, pecadora, insolente, irreverente, rebelde y liberada, nada extraño que se haya enamorado de hombres y mujeres sin saber la diferencia.

Enseña sobre el amor incondicional sin discurso en mano porque su ejemplo es su mejor método. No sueña con el dinero, el dinero sueña con ella. No necesita nada, todo y todos necesitamos de alguien como ella. nada es incorrecto para ella, cada paso que damos solo le aporta luz a nuestro proceso evolutivo personal. Ama la soledad sobre todo porque su propia compañía es lo mejor que tiene.

Viene de un hogar con dos hermanos, su madre joven y hermosa se refugió en una religión que la sacó de la realidad para vivir en un submundo de prejuicios y separatividad, nunca pudo hacer vida de pareja estable con sus dos esposos, estaba demasiado ocupada tratando de convertir al mundo a su religión para ser esposa y madre. Todos partieron de su lado dejándola sumergida en esa soledad que no es compañía propia sino que es el peor rostro del abandono. Se quedó conviviendo con los fantasmas discriminativos que colorearon para ella un mundo delirante de buenos y malos, de dioses y demonios. Mientras la locura, invitada final, engalanó su hogar rescatándola prematuramente del resentimiento.

Pero, ella, su hija a quien aun hoy todos llaman pecadora es la única que se ocupa de ella, aunque cada vez que la visita en el manicomio la saca a bastonazos del lugar, "tengan cuidado con ella, es la hija del demonio, la hija del anticristo" grita, mientras uno mas cuerdo que ella grita desde el fondo "nada más cierto mujer, es tu hija".


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.