QUIMIOTERAPIA

Envié una tarjeta virtual de esas humoristas sobre Santa Claus y su clan de servidoras, realmente pensé que sería divertido, no pretendía ofender a Mr Santa y a su compañía industrializada que lo secunda, tampoco pretendía ofender a mis destinatarios, ni mas faltaba, hasta los seleccioné tan minuciosamente que debí invertir más de diez minutos en hacerlo. Pero que le vamos a hacer, siempre habrá alguien inconforme con el banquete, alguien que verá el vaso medio vacío, algún "pinche tirano"*. En todo caso recibí una respuesta nada amigable del agredido destinatario en la que por cierto me enviaba mil bendiciones al final de la carta luego de asegurarse que su contenido generara suficiente culpa (ingrediente religioso fundamental) en mi alma salvaje.

Como ya sé que responder a este modelo de comunicación, me refiero al que busca a toda costa generar culpa, es una misión estéril, decidí recoger las bendiciones que habían antes de la firma, quedarme con ellas en caso de que funcionen (mi padre diría ante una carta así "el diablo haciendo ostias") y borrar el mensaje.

Pero tengo esa manía de buscar en toda circunstancia una ganancia secundaria, como ya estoy acostumbrada a que el 99.99% de las cosas que hago no serán de la aprobación de mi pinche tirano, he descubierto que la razón por la que está en mi vida es para ayudarme con aquella práctica de no personalizar la inconsciencia del ego de los demás y la mía propia. De ésa manera leo una y otra vez sus cartas hasta que lo comprendo y puedo pasar la página; y estar lista para la siguiente vez en que me reúna con mi pinche en mención y pueda recordar que quien habla no es él, sino su ego implicado suplicando atención, y que quien se molestó con su comentario no fui yo, sino mi ego que se cree tan importante para que todos aprueben lo que hace.

Lo que es indudable es que esa lección se me olvida a veces, porque mi pinche tirano me sigue sometiendo a pruebas de verificación, y de acuerdo con mi experiencia del pasado un pinche tirano solo desaparece cuando la lección se ha aprendido completamente.

*(...) Un pinche tirano es un torturador - comentó- Alguien que tiene el poder de acabar con los guerreros, o alguien que simplemente les hace la vida imposible. (...) Carlos Castaneda en su libro "El Fuego Interior”


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Y a mi que me parecio muy simpatica la tarjeta, pero bueno en "gustos no hay disgustos" Me diverti mucho leyendo este articulo.
Anónimo ha dicho que…
Me gusta mucho tu manera de reconocer que cuando los seres humanos chocamos son nuestras personalidades. Todos pero todos estamos aprendiendo continuamente y desde que aprendí hace muchos años sobre el pinche tirano, trato de tenerlo en cuenta y su propósito: es la lección que aún nos falta por aprender.
Saludos positivos, Mirta
mary ha dicho que…
jajaja muy divertida tarjeta. Esta muy bueno tu blog te felicito es algo diferente. Buen Dia
Mary
Anónimo ha dicho que…
Me fascinan tus articulos, y esa creatividad que tienes para sacar aprendizaje de cada situacion que vives, lo que si me causa tristeza es que cuando publicas sobre temas como los freegan, los ocupas y los secuestrados, la gente se hace de la vista gorda, comentan menos, me atreveria a decir que no te leen, quiza el titulo del articulo los espanta, eso solo refleja nuestra falta de consciencia y el temor que tenemos de enfrentar nuestra realidad...es triste, muy triste!
Betty.
Lumediana ha dicho que…
Gracias a todos por sus comentarios, Betty, por eso se llama cero a la derecha cero a la izquierda, si has notado mis ceros muchas veces mas que a las personas estan dirigidos a nuestras conductas. Estamos en un proceso de reestructuracion y para ello tiene que haber desorden, el caos que presenciamos es necesario, doloroso, pero necesario.
Luz Dary

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.

EL ÁRBOL GENEALÓGICO.