DEL AGRADECIMIENTO.

Cuando llegué a los Estados Unidos a vivir, llegué como corresponsal de prensa para un diario de la ciudad de Cali (Colombia) cubría varias noticias: Actualidad, política, cultura, farándula y hasta deportes en algunas ocasiones. Fue delicioso trabajar con éste diario porque nunca censuraron mis notas, ni me hicieron exigencias amarillistas, por lo que podía imprimirle mi estilo personal a mis notas.

Cuando dejé de trabajar con ellos por motivos de presupuesto mas no por alguna mala experiencia, traté de ubicarme laboralmente haciendo lo mismo pero con los medios de aquí. Un hombre de un periódico me entrevistó luego de ver mi trabajo con el diario de Cali y de leer algunos de mis artículos publicados en otros diarios. Ya había tomado su decisión de no contratarme pero creo que sentía curiosidad por conocer físicamente a la ilusa mujer que piensa que una corresponsal de farándula puede vender noticias color rosa de los famosos. No obstante me ofreció la oportunidad de demostrar mi garra y mi "talento" en el campo artístico, si utilizaba mis contactos y los medios que a estas alturas tenía para contactar a algunos famosos y pescar noticias escandalosas, cargadas de drama, y de un toque de mala suerte, porque en definitiva, terminó diciendo, a la gente hay que demostrarle que a ellos no todo les sale bien, la gente necesita saber que ellos son de carne y hueso y que mejor que encontrar la parte "humana" de ellos.

Entonces la parte humana de los artistas son sus dolores, no sus actos de generosidad o su valor para conseguir que sus vidas privadas sobrevivan a una avalancha de paparazzis.

Este mismo episodio lo protagonicé con algunos medios antes de rendirme a la idea de que no comería gracias al desprestigio de quienes en algún momento me abrieron las puertas de sus vidas y sus casas y me dieron entrevistas mostrándome que eran seres humanos como yo, y que no tuve que buscar algún escándalo para constatar su humanidad. Añoré las épocas de mi diario colombiano que jamás me exigió ese tipo de banquete para el pueblo, y preferí trabajar en una cocina durante un año antes que usar mi talento literario para destruir a famosos con mi pluma.



Mucha gente me sigue relacionando con aquellas épocas de cubrimientos de premiaciones y eventos donde los artistas se agrupan, y con frecuencia me buscan para que los ayude a contactar a alguien en particular, pero con ninguna frecuencia me leen o me buscan para hacerme una invitación personal o simplemente para mirarme a los ojos y conversar conmigo, tampoco me envían alguna nota de agradecimiento tardío por algún favor en particular, una vez toman de mí lo que necesitan parten y se olvidan de mi nombre, posiblemente guardan en un archivo "especial" de emergencias mis datos, para cuando yo pueda ser útil de nuevo. De esta manera para muchos con quienes fantaseé tener una amistad genuina quede condenada a ser la que los saca de apuros, el as bajo la manga cuando las demás cartas fallan. Uno de mis amigos cercanos que ha presenciado este tipo de conducta durante años, siempre me esta riñendo porque no espero a estas personas con un "NO" rotundo, o porque no me rehúso a ayudarlos cuando aparecen, pero simplemente no puedo hacerlo, es mi naturaleza estar ahí en el momento en que alguien necesita de mí, aunque confieso que he tratado de hacerlo, para terminar comprendiendo que esa no soy yo; y aunque me gustaría alguna dosis de agradecimiento ocasional, pienso que quien no ofrece agradecimiento es quien no lo tiene y definitivamente no podemos ofrecer aquello que no tenemos. Comprender los vacíos de los demás, me ha servido para familiarizarme con los míos propios, y mi contacto con aquellos que menguan su agradecimiento me ha permitido llenarme cada vez de más agradecimiento por la vida, incluso, y sobre todo cuando nos asalta la idea de que lo que queda por agradecer es casi nada.

Comentarios

juan cubillos ha dicho que…
amiga........ "el camino de nuestro transcurrir siempre tendra esos huecos donde es imposible no caer, lo importante de todo esto radica en la disposicion y la actitud de tomar esa caida. un dia al caer en desgracia por culpa de una mala jugada de alguien me di cuenta de que antes de hacer lo mismo, solo espero la oportunidad de retomarlo asi fue que cuando tuve la oprtunidad del desquite lo pence como podia vengarme y sacar esa rabia guardada por alguien que no valoro lo que hice por él, pero el esperar da muchas vueltas antes de decidir que hacer y sin temor lo hice sintiendo un gran valor espiritual por ayudar al que me hizo caer y cuando se reconoce el error es mas gratificante que toda la venganza planeada".
todas tus historia tienen un sentido comun, la realidad vista por ojos abiertos,contraria a los que no deseean ver mas alla de su ignorancia.
mil felicitaciones y muchas mas no dejes que el ego ajeno te dañe tu espiritu trinfador.
Anónimo ha dicho que…
" Que curioso, supongo que en tu calidad de "testigo y narradora de la vida", te habras tropezado con una historia que de alguna manera te hubiera gustado escribir?, pues hoy me he tropezado con esa historia, tu nota."Del agradeciimiento". Sencillamente genial.
Me encanta encontrarme con personas como tu, que leen y transmiten con tanta lucides lo que viven y lo que ven, de todos modos algo bueno sigue dandonos esta maravillosa autopista cibernetica, una amiga como tu."
Maria Cristina Alarcón

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.

EL ÁRBOL GENEALÓGICO.