¿SWINGERS O POLIAMOR?

Es curioso que pensemos que somos muy modernos porque participamos de clubs de swingers (para quienes no lo saben, swinger es una práctica de intercambio sexual de parejas) y hasta en orgías, pero a la hora de aceptar las preferencias sexuales de los demas somos unos auténticos cavernícolas. Lo digo a propósito de los maltratos a la comunidad gay en South Beach, uno de los sectores que irónicamente está más habitado por ellos, y donde ellos son los mejores promotores de la economía. después de hacer referencia al tema en Facebook he recibido cartas de personas preguntándome si yo también participo en clubs de swingers o pidiéndome información acerca de dónde quedan. y hasta tuve una conversación por el chat con un hombre joven cuyo "valor" y nivel evolutivo (así lo expresó) está siendo puesto a prueba en éste momento en que decidió que una experiencia swinger es la salvación para su matrimonio aunque reconoce que no es tan fácil prestar a su mujer, a cambio de disfrutar la mujer del otro.

personalmente no me llama la atención este tipo de práctica y no tiene nada que ver con mojigatería, y si más bien con que todas las experiencias en las que decido aventurarme tienen que ser productivas para mi alma; y no solamente donde mi cuerpo se beneficie.

En este tipo de experiencia veo mucho ego encerrado, y el sentido de posesividad adopta solamente un disfraz, pero sigue ahí. La mujer que es tan mía, que la presto para el placer de otro, el macho que es tan mío que permite que lo vea teniendo sexo con otra y que lo presto cuándo y dónde yo decida.

Si de experimentar nuevas cosas se trata está el Poliamor, wikipedia define el poliamor como un neologismo que significa tener más de una relación íntima, amorosa, sexual (no necesariamente) y duradera de manera simultánea con varias personas, con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los amores involucrados. El individuo que se considera a sí mismo emocionalmente capaz de tales relaciones se define a sí mismo como poliamoroso, también llamado poli.

Los dos ingredientes esenciales del concepto poliamor son “más de uno” y “amor”, esto es, se espera que más de dos personas puedan, en un mismo tiempo, estar relacionadas amorosamente e involucradas en sus vidas y cuidado mutuo, en dimensiones múltiples. Este término no aplica para meras relaciones sexuales sin compromiso, orgías anónimas, pernoctas, amoríos, prostitución, monogamia seriada u otras definiciones populares de intercambio de pareja (“swinging” en inglés).



El término pretende ser incluyente. En este sentido, incluye todas las orientaciones sexuales (heterosexuales, homosexuales y bisexuales), y no intenta excluir particularmente a los adeptos al "intercambio de pareja", si éstos acogen el término para incluirse en él.

Hasta donde sabemos, el intercambio de pareja no involucra “engaño” pero, a diferencia del poliamor, no implica enamoramiento con sus relaciones externas. Sin embargo, al hablar con algunos activistas de esta corriente hemos sabido que muchos de los intercambiadores de pareja llegan a involucrarse estrechamente con sus múltiples amantes, y a ser amigos y amantes regulares.

Quienes se han aventurado en relaciones poli aseguran que es una práctica que fortalece el desapego y que está abriendo las puertas a un nuevo modelo de relación donde la posesividad y la exclusividad afectiva no es sinónimo de amor verdadero. Quizá en un futuro las nuevas generaciones descubran que están caminando hacia el amor incondicional mediante el poliamor, una práctica que exige de los implicados menos egoísmo, así mismo les permite abrir el corazón y la mente para construir relaciones más profundas y auténticas con los demás, sin los dramas de control que implica la monogamia. Algunos Poli sostienen relaciones afectivas con varias personas e incluso viven bajo el mismo techo sin que por ello tengan que juntarse para tener sexo grupal, si bien el amor es libremente expresado y vivido por todas las partes que componen una relación poli, la intimidad sexual se sigue conservando, y no es algo que vulnere a los participantes.

Queda resolver el concepto de familia desde ésta premisa, y algunas culturas que permiten la poligamia, pueden dar testimonio de éste tipo de experiencia. Osho asegura que el modelo convencional de familia tiende a desaparecer, y no sería nada extraño, que las relaciones Poli, sean el camino que conducirá a esa modificación sustancial en la estructura familiar, después de todo la que tenemos actualmente no está gozando de mucho éxito, hasta que punto la misma evolución nos conduce a probar nuevas formas para asegurarnos nuestra supervivencia como especie.

Sandra una practicante de Poliamor me expresó su experiencia de la siguiente manera: “Amar a dos hombres como si tuvieran un solo cuerpo, sin ser consumida por ése sentimiento, desear entregarle a los dos lo mismo de mí, deseando que los dos puedan sentir la crudeza y el realismo de mi amor. No debí nacer en una sociedad monogámica siempre amo de a dos y hasta de a tres, no se amar de a uno, no tengo suficiente valor, o desamor para renunciar a uno de los dos ¿porque quitarle al uno lo que no le hace falta al otro?

¿Acaso renunciar a uno por amor al otro, no me hace mezquina con el amor? Y entonces ¿que es lo que es el amor? ¿Apropiarse de una sola persona y entregarle nuestro amor condicionado no hasta que la muerte nos separe sino hasta que decida ser él mismo y ya no responda mas a mis expectativas?”.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Increible pero totalmente cierto. La familia que se conformó en un momento dado esta mutando, ella, ya brindó a nuestras sociedades todo lo que necesitaban.
Es momento de replantearla, ¿como? No se el mismo sistema esta indicando la manera de comenzar...definitivamente màs que las institucuiones o que los estilos lo que prevalece y nos hace mejores y más felices, es el amor.
Si suena muy romantico....pero la verdad es momento de retornar a él.
VIVA EL POLIAMOR.......
fredy
Anónimo ha dicho que…
Que artículo más interesante. Precisamente yo también acabo de mencionarlo en mi último post porque tuve la oportunidad de asistir a una reunión de poliamoría. Asistieron 40 personas y fue tan entretenido que la reunión de 1 hora terminó siendo de 4. En ciertos círculos anarco-feministas, la monogamia se concibe como una imposición del estado de la mano con la religión. Tanto al gobierno como a la mayoría de religiones occidentales les conviene este sistema.
En Europa, la poliamoría se ha convertido en una forma de recuperar el concepto de familia extendida. Que mejor que rodear a un ser en crecimiento de muchas personas que lo quieren.
La naturaleza nos da ejemplo con su multiplicidad de interacciones: desde la poligamia de los leones o el poliamor de ciertos primates hasta la monogamia en cierta especia de pinguinos.
Que rico sería que estuvieras expuestos más a menudo a esta diversidad.
Adelante, Calu
Anónimo ha dicho que…
El sexo es nuestro contacto directo con el ser animal. Lo enteramente racional distorsiona y puede mitigar la pasión y el deseo mismo (Hablo como un ... Hombre).
El tener esa mezcla magica de cuerpo, mente y corazón, entrelazada con los intereses de la pareja, es hermoso, placentero y desde mi posición, lo mas cercano al cielo.
Ahora ¿cual es el límite en las relaciones sexuales?
La integridad y satisfación de la pareja, pero viendola como un todo. Y no verlo desde el punto de vista de dos seres independientes. "te presto mi macho", "te presto mi mujer, para que te satizfagas". O se es swinger o no se es, no se intenta serlo, no se ensaya. Solo quien realmente lo es, puede entender este contexto de JUEGOS SEXUALES, sin los paradigmas y sin los tapujos de una sociedad, que solo permite lo que no sale a la luz pública. Pero que no enfrenta ni acepta que los seres humanos, somos eso HUMANOS.
The Moonwitch ha dicho que…
Wow que interesante post, totalmente de acuerdo, por algo se llama poliamor y no polisexo no?
Me acordé de la pelicula Vicky Cristina Barcelona...
Me encanta tu blog, caí aquí por tu propia recomendación, soy @Aradbury del twitter.
Seguiré leyendo, esto está muy interesante.
Anónimo ha dicho que…
sera una promiscuidad disfrazada de amor, desde mi punto de vista, vivimos en una sociedad que dia tras dia quiere alejarse del compromiso tener dos o varias parejas muestra solo indecisión, eso no predica la postmodernidad es mucho mas dificil decidir amar a una sola persona que divagar entre varias, es cierto que la sociedad esta mutando pero no creo que para mejorar, por que es muy facil decir tu me fallas y me voy para donde la otra persona, es el limite de la laxedad, tampoco soy mojigato solo pienso, y cuando miro ami esposa y mi hijo puedo decir muy convencido no necesito amar a otra persona y estoy seguro que ella piensa igual; creo que es cuestion de ser creativo, de entregarse no de forcejear para determinar quien manda.
,
antonio ha dicho que…
Ademas de lo interesante del articulo en si mismo, lo que está claro es que cuando se escribe de sexo, abundan los comentarios. Mas que cuando se reflexiona sobre otros aspectos no menos importantes de la vida. Deberiamos pararnos un momento a meditar sobre ello. Como queremos etiquetarlo todo, nos inventamos un termino: poliamor. Pero esto viene existiendo desde los comienzos de la humanidad. ¿o no es poliamor, amar a los padres, a los hijos..? NI el poliamor ni la monogamia nos diferencias de los animales. Somos animales. Lo que nos diferencia de ellos es nuestra capacidad de elegir mas alla del puro instinto.

PD: Del Poliamor quedan excluidas las suegras.
Antonio F.
Anónimo ha dicho que…
Hola Luz Dary:
Está muy interesante tu artículo, admiro tu entereza para tratar témas como este.
Cuéntame, ya eres abuelita?
Si ya lo eres te felicito.
Eres una abuelita muy bonita y maravillosa.
Tu amigo,
Eduardo.

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.

EL ÁRBOL GENEALÓGICO.