Y FUERON FELICES

En el lugar donde trabajaba había un hombre que tenía una relación con una mujer mucho mayor, él la celaba, y a ella eso le gustaba, recuerdo que la mayoría de los celos que le producía a su amado eran ardiles que ella fabricada con la complicidad de sus "amigas" para provocarle celos a su amado. Él le hacía su respectiva escena de celos que respaldaba el amor que él decía profesarle lo que propiciaba una pelea con su respectiva reconciliación que era la mejor parte, pero eso los hacía ¡tan felices!. Después él me confesaba que sabía muy bien que los motivos de los celos eran fabricados, siempre terminaba diciéndome "que va a las hembritas les gusta que uno las cele, eso las hace sentir seguras de que uno las quiere, así que hay que darles sus muenditas de celos con marcada frecuencia, sobre todo cuando uno está de perro por ahí con otra, así uno las despista".

Recuerdo que en nuestras conversaciones de los descansos laborales estaba puesto en el tapete el tema de los celos, y siempre, pero siempre (lamentablemente) las mujeres defendían con ahínco los celos como muestra de amor, de interés o de atracción de los hombres para con uno y viceversa, siempre quedaba yo como la neuro diversa cuando les hablaba de lo poco saludables que son los celos en la relación de pareja, como la multitud estaban de acuerdo fui la loca del paseo.

Éste tema me apasiona, y me gusta hablarlo con personas de ambos sexos, generalmente los hombres confiesan fingir celos para conseguir un poco de seguridad en las mujeres, mientras las mujeres cuentan las escenas de los celos de sus hombres como un trofeo al que todas debemos aspirar si es que hemos sido lo suficientemente mujeres para interesar a un hombre en nosotras. Incluso cuando una mujer está padeciendo los celos reales pero enfermizos de un hombre, en su discurso por doloroso que sea, uno nota el componente de orgullo, que te deja claro lo especial, bella e irresistible que tiene que ser para despertar tantos celos en un hombre.



Un amigo que tenía una esposa y una "sucursal" como el mismo la llamaba jocosamente, me aseguraba que la única manera de mantener tranquila a su esposa y lejos de toda sospecha de que tenía otra mujer, era montando escenas de celos salidas de la nada. Me describía minuciosamente los detalles de los que debía estar al pendiente para poder montar una escena de celos convincente que le permitiera hacerle sentir a su esposa su gran enojo que entre otras cosas tenía la ganancia secundaria de que él se podía marchar a dormir donde un "amigo", porque la pelea creaba distanciamiento. Ésa era su máxima actuación, cuando con ello conseguía pasar la noche entera con su amante, mientras su esposa que valoraba los celos como su muestra más grande de amor trataba por todos los medios de reunir pruebas de que no había motivos para ser celada. Contaba además que después de una escena de celos ella no sólo se esmeraba más en atenderlo sino que se tornaba más fogosa en la cama. El mismo tratamiento era otorgado a la amante con excelentes resultados, decía con orgullo de macho que nunca tendría que definir con quien quedarse, no hacia falta, había encontrado la formula perfecta para tenerlas a las dos felices.

Y otro hombre al que entrevisté al respecto me aseguró que estaba convencido que su mujer lo amaría menos si él no tuviera aventuras, que la idea de estar siempre luchando con otra por su amor parecía encender más la llama de su pasión y de amor por él.

En estos días puse en mi estatus de facebook, que los celos ni son amor, ni determinan el nivel de posesividad sobre el otro, sino que delatan una terrible inseguridad; y ésto fue lo que respondió un amigo mío, que aunque se que lo escribió en broma, también se que esa broma tiene que haber tenido un fondo de realidad porque en la jerga masculina es bien popularizado este lenguaje.

"nada!, a mi me gusta que me cele mi hembra, por eso cada que se puede se le restriega la otra, y se le deja saber para que se mantenga celosita y querendona... así le queda mejor el sancochito y la camisa mejor planchada...

en Ng. me dijo un man que lo mejor era tener varias mujeres, tratarlas bien a todas, dejarlas que se pelearan entre ellas y que así a uno lo cuidaran mejor. así se esmeran mas en agraciarse con uno..."

No queda mucho que decir al respecto, a pesar de que los celos hasta tienen canción “siento celos, de seguro que son celos...” yo sólo sé que si los celos fueran amor estarían incluidos en la lista de regalos para demostrar amor a alguien, no obstante usted no puede comprar una escena de celos o una dosis de celos para demostrar amor el día de san Valentín, en un aniversario o en el día del cumpleaños del amado (a).

En cambio hay en la cárcel personas que se dejaron dominar por los celos y que terminaron cometiendo un error que les costó la libertad, eso sin contar las que están en instituciones mentales porque una simple pataleta de celos se les salió de las manos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Que pereza un hombre celoso !!! al minimo intento de celos que me haga un hombre, corto por lo sano !!! Adios y nos vemos en las curvas.
celos es igual que INSEGURIDAD !!! that's it !!!

Christel Fagan.

PD: una desde un pincipio sabe el tipo de hombre que tiene al lado (la mayoria de las veces)
Calu ha dicho que…
Celos de Willie Colon (?)

celos
ya ves lo que has hecho
has vuelto mi mundo al revés
mataste el amor que encontré
eres la causa del dolor
y de mi temor
ahora estoy solo
por culpa de....
CELOS, MALDITOS CELOS
me encuentro solo sin un consuelo.... por....
(CORO) CELOS, MALDITOS CELOS
hoy he perdido lo que yo mas quiero
malditos celos
celos
quítame este hechizo
déjame vivir
quiero amar
y reír
en el pasado si gocé
y ahora mírame
ahora estoy solo
por culpa de....
(CORO) CELOS, MALDITOS CELOS
hoy he perdido lo que yo mas quiero por...
(CORO) CELOS, MALDITOS CELOS
me encuentro solo sin un consuelo...
malditos celos
Anónimo ha dicho que…
Los celos... serán innatos al ser humano o más bien una expresión cultural... o tal vez una mezcla de los dos. Lo único cierto es que para mi los celos no son amor.

Los celos son el resultado de un miedo a la soledad, de la necesidad de poseer y controlar al otro. Son producto de la inseguridad en nosotros mismos y en el fondo es la envidia que sentimos cuando el otro está emocionalmente mejor, es más feliz.

Con la desconfianza y la sospecha permanente que nos despiertan los celos, lo único que conseguimos es perder nuestra libertad para amar incondicionalmente. "

Felipe A Lora

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.