MR SYSTEM.

Desde mediados del año pasado le he hecho seguimiento a la vida de Omaira, una amiga que perdió su empleo, está enferma y su esposo no gana ni los dos mil dólares al mes, pese a que recortó muchos gastos, y se quedaron con un solo auto (en el sur de la Florida tener dos autos por familia no es un lujo, sino una imperiosa necesidad) sus gastos básicos de supervivencia exceden los tres mil dólares al mes. Con lo cual el dinero para comer nunca está disponible y deben jugar a la ruleta rusa con los pagos mensuales de algunos recibos, con lo cual unas veces tienen recorte de teléfono, otras de la luz, otras veces se ganan la cantaleta de la administradora del condominio por pago tardío en el mantenimiento, otras veces rifan los tránsitos en el auto en aras de que la gasolina les alcance, también aprendieron a caminar más por lo que perdieron peso (esa es parte del balance positivo). Omaira ha formado parte del comité de recolección de alimentos en los restaurantes al final del día, y a veces hace freegan. Aclaro para algunos lectores que me han escrito preguntando que es freegan. Los freegan son personas que rescatan comida en perfecto estado de los contenedores de basura en los supermercados y en los restaurantes grandes.

Su esposo se atrasó con las mensualidades de los hijos que dejó en el anterior matrimonio, por lo que puede ir preso en cualquier momento, en general para Omaira toda suerte de dificultades aplican.

Le sugerí que aplicara por las estampillas de alimentos, son cuatrocientos dólares al mes que el estado de la Florida otorga como ayuda a las familias de bajos recursos, lo hice convencida que esa sería su manera de ayudarse un poco con los gastos, y de esa forma por lo menos garantizarse algo de comida, pero sobre todo porque algunas de mis ex compañeras de trabajo que tenían muchos gastos recibían este tipo de ayuda.


Luego de invertir aproximadamente veinte dólares (una fortuna dadas sus condiciones) en envios vía fax de documentos que probaran que ella realmente necesita la ayuda, se la negaron, la carta decía que ¡ella ganaba suficiente dinero!. Enviamos una carta que le ayudé a redactar para aclarar su situación, dando el beneficio de la duda de que se tratara de una equivocación, carta que dudo que hayan leído siquiera porque nunca obtuvimos respuesta. Entonces volvió a aplicar por segunda vez y recibió la misma carta de respuesta, tan exacta que no dudo que haya sido la misma carta anterior con cambio de fecha.

Todos sabemos que hay un “segmento” de población que tiene acceso fácil a las estampillas de alimentos y que las obtienen incluso si trabajan, cómo lo consiguen es un misterio, y con ellos se podría abrir plaza para unos cursos sobre como burlar el sistema y aplicar por estas ayudas exitosamente, quizá si este segmento de la población impartieran estos cursos, conseguirían suficiente dinero para no tener que hacer uso de las estampillas de alimentos y cederlas a personas que realmente las necesitan.

Algo similiar le paso a mi hija que le otorgaron el servicio médico para embarazadas pero en el séptimo mes de embarazo le enviaron una carta suspendiendo sus servicios repentinamente porque había habido un “error en el sistema”. Lo que pase con una mujer en un embarazo tan avanzado no le importa mucho al sistema, lo cual es contradictorio con lo paternalista que es este país con los niños.

Mientras tanto la respuesta siempre será que la culpa es de “Mr system” quien no tiene rostro, ni oficina, y que es un ente invisible que tiene la culpa de todas las irregularidades que pasan en este país, es el chivo expiatorio perfecto porque a él no se le puede procesar legalmente, porque no tiene cara que mostrar y lo más importante deja limpio a todo el que vive amparado detrás de él.

Omaira me estaba contando el otro dia, de las historias que ella escuchaba en Colombia acerca de lo fácil que eran aquí las cosas, de hecho parte de lo que la trajo a este país, fue pensar que de alguna manera ésta era una clase de “sociedad protegida”. Como ella está matriculada en la misma escuela cósmica que yo, hemos aprendido de este su proceso que hay un propósito superior en todo ésto, y que el hecho de que no reciba la ayuda del estado, le está abriendo otras posibilidades que quizá ella no exploraría si estuviera de alguna manera amparada. Omaira aún no descubre ese propósito superior, pero las dos conservamos la esperanza de que lo encuentre en cualquier momento.

Comentarios

Elizabeth ha dicho que…
Te saludos desde PTB. Ando husmeando los blogs del mundo...
Marcelo ha dicho que…
Me encanto tu blog y tu entrada, me gusta leer cosas bien elaboradas, gusto encontrarte
Anónimo ha dicho que…
Si por allá llueve, por acá no escampa... En nuestra amada Colombia, al omnipresente SR. SISTEMA también nos lo encontramos en todas partes... él ayuda a nuestros corruptos compatriotas a desmontarse fácilmente por la orejas o salirse por la tangente!
Felipe A Lora
Anónimo ha dicho que…
Pues la verdad veo las cosas de manera preocupante...se supone que alli estan mejor que en Colombia, sin embargo las cosas parecen no ser así. Lo que más asuta es ver como nuestros dirigentes e industriales se desviven por copiar los modelos externos, entre ellos el gringo....que vamos para alla vamos para alla......lamentablemente.
fredy lopera

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.