MINNESTUND

Siempre he pensando que los funerales deberían ser el lugar donde nos reunimos a celebrar la vida después de la vida, el cambio de traje del alma, de la misma manera que celebramos el nacimiento, y conforme pasa el tiempo y me veo enfrentada a la mortalidad física ésta convicción se hace más fuerte.

Mi padre no tuvo amigos, casi no tuvo familia, el eligió una vida al margen de la sociedad y me gusta pensar que él estaba por encima de ello y que su alma tendría sus motivos para que así fuera. Por éso para él no hubo funeral, yo le hice uno, a mi manera y sin su cuerpo, pero con su presencia más fuerte que nunca. En Noruega le llaman "Minnestund" (momento en memoria de...) yo lo hice en el marco de una reunión donde la mayoría de las personas eran desconocidos para mi, creo que fue más fácil hacerlo así, porque convocar a los conocidos es complejo por cuanto uno los carga con expectativas que si no se cumplen dejan una fisura en la relación. Entre otras cosas me gusta la idea de globalizar el concepto de amistad y saber que cualquier persona es potencialmente un amigo, quizá la amistad sea éso, movernos por la vida de las personas algunas veces de manera transitoria y otras de manera más estacionaria, me gusta la idea de que los amigos (aquellos de nuestro círculo inmediato) tengan la libertad de no estar ahí siempre y que sean reemplazados por otras personas, me parece un paso importante para avanzar hacia la unidad.

Estoy infinitamente agradecida con éste grupo de personas que hicieron de éste momento algo mágico y hermoso, pero sobre todo algo alegre que era lo que yo buscaba. Aunque no estaba en mis planes mi padre tuvo también su funeral muy a lo "facebook" fueron muchos los mensajes privados y públicos que recibí de personas que leyeron mi artículo sobre mi padre el domingo, personas que tampoco conozco físicamente pero que me reiteran que somos uno, que me hacen reflexionar profundamente sobre la gran conexión que tenemos todos. Me sentí bendecida al contar con la compañía de tanta gente que acompañó virtualmente a mi padre en su partida de éste plano. Él no fue un hombre convencional, ni vivió una vida convencional, y de ésa misma manera se marchó. Gracias a todos los que han hecho parte de éste funeral virtual, ninguno de ustedes se imagina lo que ésto ha sido para mi, me conmueve recibir un mensaje de alguien de quien sólo conozco su nombre, y al leerlo sentir que nos recorren los mismos sentimientos y percibir su amor representado en la inversión de su tiempo y energía escribiendo una nota para mi. me gusta la idea de que el nombre de mi padre resuene en público antes de desaparecer de todo tipo de documentación en éste mundo, antes de que se disuelva en la memoria de muchos y se convierta sólo en el padre mío, el abuelo de Jessica mi hija y el bisabuelo de Samantha Grace sus tres únicos legados a la humanidad, por ahora.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Gracias por compartir... leyéndote sin falta. Adelante.
Anónimo ha dicho que…
Totalmente de acuerdo contigo; un funeral nos debe proporcionar la paz de celebrar una vida, en lugar de la angustia de tener que lamentar una muerte. Me hubiera encantado haber sido parte de ese grupo "no virtual" que te acompañó personalmente en la celebración del Minnestund de tu padre. Pero, desde la distancia te envío toda mi energía positiva y te acompaño espiritualmente.
Un abrazote!!
Felipe A Lora
Claudia Lozano ha dicho que…
Luz Dary te quiero mucho, solo quiero decirte que la muerte nos enseña mucho sobre la vida, pero eso tu ya lo sabes. Te acompaño de corazon y te mando un abrazo de oso.

Tu amiga poeta

Claudia

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.

EL ÁRBOL GENEALÓGICO.