AVENTURAS DE UNA OCUPA EN LONDRES

Diciembre 16, 2009
Me desperté tarde. Había tenido una noche tranquila a pesar del temor de ser desalojados al día siguiente. Afuera caían los primeros copos de nieve; yo imaginaba como ablandaban el corazón del dueño que luego mandaba al abogado con tortas de navidad y chocolate caliente como reivindicación por habernos amenazado con desalojarnos ilegalmente cuando recién nos trasteamos. Quienes trabajaban habían partido alrededor de las 9am. A las 10am salió la pareja que está voluntariando en un ensayo clínico y a quienes, si todo sale bien, van a pagarles £12,000 al cabo de unos meses. Los que nos quedamos barricamos la entrada con muebles, extinguidores, parrillas, palos de escoba, alambre y el ramo de flores rescatadas que hace un par de días le regalé a Sonia de aniversario. Los “bailiffs” (alguaciles) pueden llegar en cualquier momento. Es probable que venga la policía aunque no sé quien los llamará primero: si ellos para que nos evacuen o si nosotros para que les recuerden que civiles no pueden entrar a una propiedad a la fuerza si hay otros civiles adentro defendiéndola (a no ser que tengan una orden de la corte - aunque esto no les da derecho de atacar física o verbalmente a nadie). El desorden habitual se ha multiplicado y lo que antes era nuestra sala es en estos momentos un reguero de cables, herramientas, latas, pocillos, comida rescatada y un tigre blanco de peluche. Sonia pasará a la 1 a recoger algunas cosas y yo todavía estoy considerando la opción de solicitarle al vecino que me permita guardar algunas pertenencias en su salón de belleza (cuando hay desalojo ilegal hay que abandonar la propiedad y dejar atrás lo que no es fácil de cargar).

2.15pm
Sonia llegó a la 1pm y para mi sorpresa trajo almuerzo. Tuvimos picnic en el callejón porque si llegan los bailiffs tenemos que encerrarnos para proteger la propiedad. Sonia entra a trabajar a las 3pm de manera que almorzamos a la intemperie mezclando el puré de papa con copos de nieve. Al terminar me acompañó a dejar un par de bolsas a un edificio “ocupado” hace un par de días. Afortunadamente queda a la vuelta de la esquina literalmente y nos asignaron una habitación para guardarlo todo mientras pasa el alboroto del desalojo. Sigue nevando y yo continuo con la esperanza de que la nieve cubra la ciudad porque cuando todo está blanco la gente parece buena.
Esta mañana observé con atención mis maletas: 2 “panniers”, una canasta, una mochila, un saco de dormir y una colchoneta. Si necesitamos tan poco para vivir, en qué momento nos llenamos de tantas posesiones materiales que terminan encadenándonos?

5:45pm
Los bailiffs llegaron a las 4pm y empezaron a martillar la puerta de la entrada. Les hicimos saber que era ilegal lo que estaban haciendo y entre tanto llamamos a la policía. 15 minutos después llegó la patrulla que amenazaba con arrestar a quienes estaban afuera defendiéndonos. Aparentemente ese es su “modus operandi”: se llevan a los ocupas para la estación y después de varias horas de interrogación los dejan ir sin cargos. Entre tanto los bailiffs se han apoderado de la propiedad porque no hay quien la defienda. A las 5.30pm se fueron todos pero quedaron de venir mañana a las 10am para tomarse a la fuerza la propiedad con policía y todo. Yo tengo entendido que este procedimiento no es legal por eso 3 compañeros, entre ellos el abogado, acaban de salir para la estación central de la policía para hablar con el supervisor y explicarle lo que piensan hacer “sus hombres”.
Una hora antes del alboroto tuvimos “music jam” (música improvisada) entre todos para recibir a la policía de buenos ánimos. Todo transcurría tranquilamente hasta que Tom y yo escuchamos los martillazos y alertamos al resto. Los primeros 15 minutos transcurrieron entre gritos y martillazos mientras uno de los nuestros filmaba los acontecimientos que podrían utilizarse como defensa en la corte. No hemos decidido que vamos a hacer pero tenemos en mente bloquear las entradas y salir por el techo..




Diciembre 17, 2009
9.40am
Chris y yo nos encontramos afuera de la propiedad esperando a los bailiffs y a la policía que acaba de llegar mientras escribo. El representante llegó hace 10 minutos y está desayunando en el café de la plazoleta a un par de metros de donde me encuentro.

9.45am
El frío de la mañana penetró mis guantes rosados de lana y lentamente ha ido atravesando las cuatro capas de ropa que tengo puesta.

9..50am
El abogado intercambia un par de palabras con Chris y se retiró para hablar con la policía. Chris ya los había puesto al tanto de la situación. Mientras tanto yo sigo esperanzada de que el agite de la situación me caliente. Acaba de llegar una otra patrulla y en estos momentos 5 policías discuten con nuestros papeles en la mano. “Constable Allen” está con nosotros charlando amigablemente y comentando que la palabra “fire” en el letrero “fire your solicitor” en nuestra puerta, está mal escrito (está equivocado). Un transeúnte se acerca para saber como es que seguimos aquí, pensó que habíamos sido desalojados la semana pasada. El policía cree que yo tengo algún conocimiento de la ley porque estoy tomando apuntes (aquí se les llama “legal observers” y se limitan a tomar nota de lo que sucede sin dar opinión alguna). Si supiera que este es un reporte para familiares y amigos. El policía acaba de indicarnos que la barricada puede ser un daño criminal (nosotros lo construimos sólo para defendernos). La ley es un poco ambigua en este aspecto y da lugar para la interpretación. “Constable Robinson” viene a saludarnos; no tiene ni idea que está pasando pero este es “su patch”, nos dice. Un muchacho de una lavandería ha ofrecido su ayuda pero lo único que se me ocurre es pedirle que me permita estar dentro de su local. Ahora estoy en la lavandería calentándome. Una señora deja una chaqueta para que le cosan un botón. Regresa 10 minutos mas tarde y paga £2.50. Si mi padre se hubiera ganado £2.50 por cada botón pegado toda la familia tendría dientes de oro (jejeje).

11.45am
Una señora –la misma que un día nos dijo que habíamos escogido el edificio equivocado porque ellos tenían experiencia en estos casos – pega una orden con fecha y hora en la entrada del edificio. Yo me acerco “tomando apuntes” a lo que la señora me pregunta: “y usted quién es? Un ocupa?”. Yo le digo que los estoy apoyando y Chris le dice que yo soy “legal aid” (jejeje). Después de tres juicios y cuatro visitas a la corte, por fin hacen las cosas al derecho. Tenemos hasta las 10.40am del día de mañana para desalojar. Nuestra misión esta noche será la de buscar donde vivir. La policía se retira y sospecho que el alboroto está por terminar. Sin embargo yo sigo sin calentarme, al contrario, me siento como un chococono. Un policía se acerca para asegurarse que todo está en orden, que entendemos el procedimiento y que estamos felices. Aquí se utiliza mucho la expresión: "are you happy?" a lo cual todo el mundo responde que “si” automáticamente.

12.00m
Después de una fría mañana entre policías, patrullas, abogados y apuntes, voy a Sainsbury's por algo de comer. Con lo del desalojo todo está empacado, la estufa la devolvimos por mala, la nevera quedó colgando del techo y la comida rescatada fue a parar a un lote vacío para servirle de alimento a palomas e insectos. Humus, pita y media zanahoria colmaron temporalmente mi hambre. Luego un compañero apareció con una porción de pizza para mí que guardé para dársela a otro compañero porque prefiero no comer alimentos con queso cuando tengo otras opciones a la mano.
Y mientras yo ando defendiendo una propiedad, construyendo barricadas, rescatando comida y haciéndome pasar como "observadora de la ley" mi hermana se acerca a Buda en un monasterio por un par de días y Sonia se equilibra de cabeza en una de las posturas de yoga más difíciles de dominar.

Adelante
Siempre joven
Claudia

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.

EL ÁRBOL GENEALÓGICO.