¿DE QUE COLOR ESTOY?

Durante un evento al que asistí hace un tiempo, la facilitadora nos puso en el brazo un parche que capturaba los diferentes tonos emocionales por los que viajábamos mediante un súbito cambio de colores.

De esa manera nos hicimos a un arco iris itinerante en nuestro cuerpo, el mismo que siempre nos acompaña pero que no podemos ver con nuestros ojos físicos. Al principio me sentía completamente expuesta a mi propio juicio y al de los demás pero después comprendí que era lo más cerca que podía estar de la parte de mi de la que muchas veces uno no es consciente, entonces una exhaustiva observación de mi misma tuvo lugar.

Lo primero que constaté fue la manera como le entregamos nuestra energía a circunstancias y personajes externos a nosotros mediante la fluctuación de emociones y de sentimientos, era muy interesante notar no solo los cambios emocionales reflejados en el parche sino la relación que los mismos tienen con la temperatura corporal, y como algunos de ellos nos drenan energéticamente y nos dejan exhaustos. Un solo pensamiento inadecuado podía alterar por completo la información que el parche nos enviaba, lo cual dejaba en evidencia la poderosa responsabilidad que tenemos sobre nuestros pensamientos. Descubrimos que la respiración jugaba un papel vital a la hora de nivelar nuestro campo energético y emocional, y aprendimos a “manipular” los colores de los parches con diferentes métodos de respiración, lo cual significa que podemos también controlar nuestros estados emocionales solamente con diferentes prácticas de respiración.

Otro aspecto revelador que encontré en esta experiencia fue poder ver que mis compañeros viajaban por los mismos estados emocionales que yo, que esencialmente somos idénticos, que pese a que algunos están vinculados con prácticas y disciplinas espirituales, de igual manera eran susceptibles de quedar atrapados por estados emocionales temporales que no los favorecían, eso me dejó profundamente reflexiva acerca de la tolerancia y de la aceptación de los demás, y sobre todo me reveló que cada acto de impaciencia con el otro por sus limitaciones no me exonera a mi de viajar por una limitación similar, lo cual ayuda mucho a desarrollar destrezas compasivas.

Quizá comprender que las conductas no determinan a las personas sino que las conductas son estados por los que todos viajamos en esta incesante lucha por ser mejores cada día, contribuya en algo a incrementar más nuestro nivel de tolerancia de aceptación y de amorosidad.

Todos deberíamos llevar con nosotros este parche ocasionalmente, es una excelente manera de establecer un buen método de auto observación, que nos obliga a dirigir toda nuestra atención a lo que pasa dentro de nosotros, con lo que obtenemos muchas respuestas acerca de la procedencia de nuestra conducta y de la de los demás.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Necesito un parche de esos, donde lo compro?
Lumediana ha dicho que…
A quien le respondo? si quieres enviame un email y te comparto la información
Anónimo ha dicho que…
Seria un arma poderosa contra la intolerancia para ayudarnos a ver nuestro interior,excelente experiencia como para multiplicar,muy buen aporte nina Luz.
Anónimo ha dicho que…
Muy interesante encontrar algo tan sensible que nos brinde ayuda para poder identificar claramente nuestros estados emocionales.
También me parece muy valioso recordar que mediante el manejo de nuestra propia respiración podemos autorregularnos y regresar a estados positivos para nosotros mismos gracias por la información Luz
fredy

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.