POR UN HAITÍ BONITO Y SIN DEUDAS.

Me pregunto ¿cuánto tiempo mas estarán haciendo eventos en nombre de la recolección de fondos para Haití? también es inevitable que me pregunte si los dineros recolectados en nombre de esta catástrofe en efecto tienen dicho destino, o es otra “oportunidad” más que ven muchos no sólo en la crisis sino en el dolor ajeno.

Y con esto doy respuesta a quienes me preguntaban porque no había escrito nada sobre Haití, es que sobre esto hay tanto y nada que decir que un artículo más no hará la diferencia.

No obstante me llama la atención como antes del terremoto nadie hacía nada por un país que siempre ha sido pobre, antes nadie recolectaba dinero para enviarles, quizá porque la prensa no estaba presente como ahora y el protagonismo se perdía, por lo que el hambriento ego no calmaba su eterna sed de reconocimiento.

Pero por otro lado nadie habla de los más de mil millones de dólares de una deuda injusta, generada años atrás por prestamistas y gobiernos sin escrúpulos.

Antes de este terremoto, Haití ya era uno de los países más pobres del mundo. Tras el levantamiento de los esclavos haitianos y el logro de su independencia en 1804, Francia les exigió el pago de miles de millones en concepto de compensaciones, comenzando así un espiral de pobreza y deuda injusta que ha durado dos siglos.

La convocatoria exigiendo la cancelación total de la deuda de Haití está tomando fuerza en todo el mundo y está ganando apoyo por parte de algunos líderes, aunque se rumora que un número de países ricos y organizaciones prestamistas se resisten. El tiempo apremia: los ministros de finanzas del poderoso G7 podrían alcanzar una decisión final la semana que viene, durante la cumbre en Canadá.

Si usted como yo piensa que hay otras formas mas holísticas de cooperar cuando las llamadas “catástrofes” naturales llegan, esta es la oportunidad de pinchar aqui y dar su voto para la condonación de la deuda de Haití.

Cuando un pueblo enfrenta una calamidad social, es nuestra calamidad personal reflejada en ese pueblo, y más que dinero necesitamos más conciencia de nuestro rol en este planeta, y de nuestro desempeño como seres espirituales en esta experiencia humana.

Fuentes: http://www.avaaz.org/

Comentarios

Esteban Eordogh ha dicho que…
Como siempre: Excelente artículo de reflexión introspectiva!...Un abrazo de un admirador de tu talento...

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.

EL ÁRBOL GENEALÓGICO.