PERSPECTIVAS.

La calle para llegar a mi casa en auto es de una sola vía, es por eso que al llegar siempre tenemos la misma vista del edificio en sentido este-oeste. Algunas veces me gusta salir a caminar para conocer mejor el vecindario, cuando lo hago trato de llegar por partes diferentes a las que llego en el auto, esto me permite ver el edificio desde diferentes y nuevas perspectivas. Una de las vistas que mas reveladora se me hizo fue la vista contraria a la que usualmente tengo en el auto, es decir oeste-este, esta vista le da un toque distinto y mágico a mi vecindario, un toque que no es igual al que tengo normalmente durante mi llegada en auto, otra belleza se teje ante mis ojos, todo lo que se esconde a mis espaldas en otras condiciones emerge con nuevos toques a mi sentido visual, es como si viviera en varios vecindarios a la vez.

El otro día mientras acariciaba con todos mis sentidos esta nueva perspectiva de mi vecindario, me paré al principio de la calle maravillada, deslumbrada por la belleza de lo cotidiano observado desde otro ángulo, fue un momento muy mágico. Reflexionaba entonces que lo mismo nos ocurre con las personas, una vez creemos que las conocemos nos acostumbramos a la misma visión diaria de la gente, elaboramos un concepto de quienes son y nos relacionamos con el concepto no con la persona. Se nos olvida que las personas tambien gozamos de una gama extensa de perspectivas desde las que podemos ser observadas por ser seres en constante cambio. Si un paisaje cuyo cambio constante no es tan evidente, nos ofrece la oportunidad de ser observado desde varias perspectivas, una persona que vive sumergida en el cambio permanente nos brinda múltiples opciones para ser observada.

Ver la belleza de las personas enfocándolas desde diferentes puntos de vista a diario permitiéndonos desaprender lo que ya sabemos acerca de ellas, otorgándonos la oportunidad de verlas con ojos nuevos cada día; y desde diferentes ubicaciones puede ser un buen ejercicio para caminar hacia la tolerancia, la comprensión y por lo tanto hacia el amor universal. Esto sin contar con el placer que nos proporciona ver un paisaje nuevo en cada persona a diario, uno no sabe si el creador es uno que le esta dando nueva forma a quien observa, o si el creador es quien esta siendo observado al reconstruirse de nuevo para nuestros sentidos, en todo caso es un momento de creación única que nos compacta con el universo, con el todo, con esa fuerza invisible e indescriptible a quien cada uno le llama por un nombre distinto, a mi me gusta llamarle Dios.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Totalmente de acuerdo! Debemos darnos siempre esa oportunidad con las personas especialmente si a primera vista o con el tiempo no llenan nuestras expectaciones, algo que suele ocurrir con las parejas con el transcurrir de los años.
Saludos positivos para TODOS.
Mirta

Entradas populares de este blog

EL MACHO ALFA Y BETA.

PILOTOS Y COPILOTOS DEL AMOR

COMO LLEVARSE UN COLOMBIANO A LA CAMA.